Plaza de San Marcos

En pleno corazón de la bella ciudad de Venecia se encuentra una de las plazas más fotografiadas del continente europeo: la Plaza de San Marcos. Esta, había sido definida por Napoleón como “el salón más bello de Europa”.

La plaza de San Marcos está en lo que se considera el corazón de la ciudad italiana de Venecia. Tiene un total de 70 metros de ancho por 180 metros de largo y es la única plaza de Venecia en realidad, ya que el resto entran dentro de lo que se considera campos o piazzales.

La construcción de esta Plaza comenzó en el siglo IX. No obstante, la forma y el tamaño que tiene en la actualidad no se generaron hasta 1177. Y, además, su pavimentación llegó un siglo después, hacia fines del siglo XIII.

Algo que hay que saber es que esta Plaza constituye el punto más bajo de toda Venecia. Eso hace que sea el primer sitio en inundarse cuando llueve. Por esa razón, se han diseñado hace ya mucho tiempo atrás protocolos de acción de las autoridades para resguardar la integridad de la plaza. En este sentido, lo que hacen las autoridades en estos casos es colocar bellas pasarelas para que los ciudadanos de la ciudad y los visitantes puedan transitar en estos momentos. Pese a que puede considerarse como algo negativo, ver esta plaza llena de agua es algo que se considera también como un atractivo turístico.

La Plaza de San Marcos es el epicentro de muchos sitios turísticos de la ciudad. Por eso se considera que es el primer lugar al que hay que ir si se quiere conocer Venecia. Los edificios más importantes a su alrededor son la Basílica de San Marcos, el Museo Correr, el Palacio Ducal y el Campanile de la Basílica (campanario).

Cuando llega el buen clima, la plaza se llena de vida por las noches. Las personas salen a pasear y pasan tiempo en los famosos cafés que se encuentran a su alrededor, que suelen contar con artistas y músicos en vivo.