Puente de los Suspiros

Cuando visites el Palacio Ducal aprovecha para ver un lugar emblemático en Venecia. Nos referimos a “Il Ponte dei Sospiri”. Está emplazado entre el Palacio Ducal y Las Prisiones Nuevas.

Puente de los Suspiros en Venecia

Si creéis que es una creación del romanticismo estáis equivocados, se construyó para el tránsito de los condenados en su paso desde la Sala del Magistrato alle Leggi a “le Prigioni Nuove”. De los aproximadamente 500 puentes que tiene Venecia, el Puente de los Suspiros es quizás el más famoso junto al Puente de Rialto, el Ponte dei Pugni, el Puente de la Constitución, el Ponte del Ghetto, Ponte delle Tette, el Puente de la Academia y el Puente de los Descalzos.

¿Cuándo se construyó?

En el siglo XVII (más precisamente en 1614), el arquitecto Antonio Contin, de antigua estirpe en la construcción de puentes (su tío Antonio da Ponte realizó el Ponte di Rialto), planificó y desarrolló este puente en “estilo barroco” con el fin de unir como mencionamos el Palacio Ducal con la prisión, que se hallan separados por el Río di Palazzo o de Canónica.

Lo interesante de la obra es que esta colocado a una considerable altura sobre las aguas del canal y por sobre el nivel de los Ponte dei Consorzi. El Ponte della Canonica y Ponte della Paglia que cruzan el mismo canal.

Leyendas e historias del Puente de los Suspiros.

Comencemos por la fuga de Giácomo Casanova. Fue el único que (acompañado de un monje) pudo escapar de los Piombi, o prisión de los ‘Plomos’, (cárcel de la “Inquisición” que funcionaba en el Palazzo Ducal). Dijo Casanova en sus memorias: «Comienzo declarando al lector que, en todo cuanto he hecho en el curso de mi vida, bueno o malo, estoy seguro de haber merecido elogios y censuras, y que, por tanto, debo creerme libre» y que, «entre los tormentos del Infierno, ningún sacerdote ha mencionado jamás el aburrimiento.» Que se lo relacione con los enamorados es por Lord Byron.

En uno de sus versos puede leerse: “Me detuve en Venecia, en el Puente de los Suspiros. Un palacio y una prisión en cada mano.” Otra leyenda veneciana es que, si escuchas las campanadas de San Marco, pasas bajo el puente y besas a tu amor, éste será eterno. Pero la triste realidad es que se llama así, porque la versión más creíble es aquella que dice que los vecinos de la prisión escuchaban los suspiros de los condenados al atravesarlo porque esa sería la última vez que verían la iglesia de San Giorgio Maggiore, la laguna de Venecia y la luz del día.

Puente de los Suspiros en Venecia

¿Cómo es el puente de los Suspiros?

En el arco inferior del puente vemos en el centro una cabeza de león flanqueada por cinco cabezas a cada lado. Por encima en los extremos dos figuras míticas (una en cada lado). En la parte horizontal del puente seis columnas entre las que se ubican las dos únicas ventanas que posee. El arco superior tiene una talla de dos leones con “la justicia” por detrás. Cabe destacar que fue realizado en piedra caliza blanca con once metros entre los extremos.

¿Podemos ver el puente por dentro?

Este puente fue construido con el fin de que, una vez juzgados en la Sala del Magistrato alle Leggi, el reo pasase por medio del puente a la cárcel. Su interior no tiene aspectos que destacar, solamente que consta de dos pasillos separados: el que accede a la prisión y el que va a las Sale dell’Avogaria y al Parlatorio.

Tiene solamente dos ventanas que dan al canal. Es conocido como la antesala del infierno. Si te gustan las cintas de terror no debes dejar de pasar por la experiencia de cruzarlo, tendrás la misma sensación de espanto que sufrieron los que debieron transitarlo.