15 lugares increíbles que ver en Italia

Si tuvieras que elegir los mejores lugares que ver en Italia, la elección sería imposible porque son muchos y variados. Uno de los consejos para viajar a Italia que te recomendamos es programarte una nueva ruta, desconocida y exclusiva. Conocerás más y mejor la idiosincrasia del pueblo italiano, evitarás las aglomeraciones y disfrutarás plenamente de tu estadía.

Es por eso, que en esta guía encontrarás 15 lugares increíbles que ver en Italia. Algunos tal vez no sean tan conocidos y eso significará para ti conocer lugares prácticamente inexplorados, pero de una belleza tal, que estarás feliz de haber escuchado el llamado de tu Ilusión Viajera.

1. Portofino – San Fruttuoso y el Cristo del abismo

Portofino pueblos de Italia

La belleza de Portofino | Fotografía de Ricardo Gomez Angel

Ubicada a menos de 35 kilómetros de Génova, este pequeño pueblo pesquero se convirtió en el lugar preferido por los famosos para veranear. Pocos saben que con sólo atravesar el Parco Naturale Regionale di Portofino por el Sentiero delle Batterie, llegarás a la bahía de San Fruttuoso donde hallarás la abadía del mismo nombre.
Frente a la abadía, en las cristalinas aguas a 17 metros de profundidad, en 1954 se colocó la estatua de “Cristo del Abismo”, realizada en bronce, por el escultor Guido Galletti.

La obra, se realizó en honor a los que dedicaron su vida al mar y fue propuesta por Duilio Mercante para honrar a su amigo Darío Gonzatti, fallecido en 1947 durante una inmersión. Se han hecho copias del Cristo del Abismo y, se encuentran en St. George ‘s en Granada, en Palü Lake en Suiza y en Key Largo en Florida. Una de las excursiones más famosas de la Liguria es realizar inmersiones para observar esta monumental obra.

2. Cingoli – El balcón de la Marca

Cingoli - lugares que ver en Italia

Cingoli

Este pequeño pueblo emplazado en el Monte Circe, se encuentra a 631 metros de altura y a poco más de 46 kilómetros de Numana (uno de los 30 pueblos más bonitos de Italia). Debido a su excepcional ubicación, a Cingoli se lo conoce como “el balcón de las Marcas”, ya que desde allí podrás ver desde el Monte Conero hasta el Adriático y el Abruzzo. Además, en los días límpidos se puede visualizar Croacia.
Está incluido en 10 Borghi Più Belli delle Marche (los diez pueblos más bellos de la Marche) y su centro histórico está realzado por su aspecto medieval con estrechos callejones.

Podrás visitar la casa del que fue el Papa Pío XIII (Francesco Saverio Castiglioni) y conocer la Fontana del Maltempo del año 1513. Merece una visita el Lago Cingoli, que es uno de los más grande de Italia central, donde podrás realizar una caminata a su alrededor y conocer la presa que le dio origen.
También puedes ver El Puente Romano, el paseo junto al río Musone, el molino Bravi del año 1565 que todavía funciona y La ermita de Santa Sperandia, a la que llegarás después de subir 430 escalones (bajarlos es más fácil). Uno de los mejores lugares para visitar en Italia.

3. Civita di Bagnoregio – El pueblo que muere

Civita di Bagnoregio

Civita di Bagnoregio | Fotografía de Nicoletta Freer

Se ubica a poco más de 120 kilómetros de Roma y a 180 kilómetros de Florencia. Lamentablemente la erosión causada por los vientos, por el Río Chiaro y el Río Torbido, que afectan su base, le ha valido el apelativo de “el pueblo que muere”. Para llegar solamente puede hacerse por un puente peatonal de 300 metros que une Civita con Bagnoregio y que, en realidad es uno de sus máximos atractivos, ya que desde el mismo podrás tener una vista única de la región del Lazio. En días nublados y con niebla parece suspendido en el aire.

Ingresarás por la Porta di Santa María (o Porta Cava) y seguirás por la calle de igual nombre hasta llegar a la Piazza Principala (plaza Principal), donde está la iglesia San Donato y algunos edificios del renacimiento como el Palazzo Colesanti, el Palazzo Alemanni y el Palazzo Bocca. Es un típico pueblo medieval y renacentista con profusión de arcos y escalinatas.
Realmente uno de los pueblos más sugestivos que ver en Italia y que cuenta con algunos restaurantes, bares, trattorias y tiendas de artesanías. Tiene solamente una docena de habitantes y para cruzar el puente y llegar al burgo se pagan 5€ que se aplican al mantenimiento del poblado.

4. Latina – Giardino di Ninfa

Giardino di Ninfa

El jardín más romántico de Italia | Fotografía de Itinari

Está situada a tan sólo 58 kilómetros de Roma, una de las ciudades de Italia imprescindibles. Cerca del mar Tirreno y del monte Circeo, Latina es una ciudad moderna y pujante con su famosa Piazza del Popolo, su torre del reloj y su fontana della palla (fuente de la pelota), con una esfera de mármol en el centro. Distante 8 kilómetros tomando Vía Patine y Vía Ninfina llegarás a un lugar de ensueño.
Se trata del Giardino di Ninfa, uno de los jardines más romántico y bellos del mundo, declarado Monumento Natural del Lazio.

Está emplazado en la antigua ciudad de Ninfa destruida en el siglo XIV y dos siglos después la familia Caetani creó un espectacular jardín con fuentes, flores, árboles y manantiales. En ocho hectáreas hallarás ruinas de palacios rodeados por encinas, cipreses, hayas y rodeados de ciénagas al mejor estilo inglés.

Cuenta con 20 variedades de magnolias, arces japoneses y lirios acuáticos, además de 1300 especies de plantas diferentes. A lo largo del río Ninfa verás rosas y plantas tropicales y se ha formado un lago en el que se ha desarrollado una variedad de trucha africana. Podrás visitarlo desde abril a noviembre y el costo de la entrada es de 12,50€. Sin ningún lugar a dudas, es otro de los más bellos lugares que ver en Italia.

5. Sant’Agata dei Goti – La Perla del Sannio

Sant’Agata dei Goti - Que ver en Italia

Sant’Agata dei Goti | Fotografía de The Travel Gazette

Conocido como “La Perla del Sannio”, SantʼAgata dei Goti se sitúa a 47 kilómetros de Nápoles y, por su particular belleza, se utilizó para el rodaje de varias películas. Famoso por sus vinos de uva aglianico y falanghina, por sus manzanas “mela annurca” y por sus trufas negras podrás degustar estos manjares en sus platos típicos. El pueblo está plagado de callejones y se divide en dos partes.

Una que corresponde a la era romana edificada sobre la roca a 159 metros de altura, que da sobre los ríos Riello y Martorano y que, con sus casas multicolores que le dan un encanto especial. Otra es la parte más nueva, que se amalgama a la perfección con el casco antiguo.
Tiene una enorme cantidad de iglesias (muchas de verdad), pero seguramente visitarás algunas de ellas como ser la Iglesia de la Annunziata del año 1200 con un portal realizado en mármol y frescos como “el juicio final” del siglo XV.

La iglesia de San Menna ubicada junto al puente Vittorio Emanuele es la más antigua del borgho (del siglo VI) y es muy pequeña. No puedes perderte El Castillo de Sant’Agata que aún conserva restos de pinturas de Tommaso Giaquinto. La piazzeta del Cármine con la iglesia que le da el nombre y el museo Dicesano son dignos de admirar. SantʼAgata dei Goti es uno de los pueblos más bonitos que ver en el sur de Italia.

6. Nesso – Cascada di Nesso

Nesso y Cascada de Nesso

Nesso y su cascada | Fotografía de Fausto Zambra

Está situado a 20 kilómetros de Bellagio, y a la misma distancia (en línea recta) de Lugano en Suiza. Nesso está considerado como el pueblo más bello del Lago di Como. Uno de los secretos mejor guardados es la cascada de Nesso (orrido di Nesso) que es la unión de dos cursos de agua el Tuf y el Nosè. Con una caída de casi 200 metros, el torrente que forma atraviesa el pueblo y desemboca en el Lago di Como.

Si quieres acceder al lago deberás bajar más de 300 escalones y si lo visitas en verano puedes darte un baño en sus aguas. También debes realizar una caminata por los alrededores utilizando la Strada Regia o si no quieres caminar puedes hacerlo en bicicleta. Debes conocer el puente romano, los edificios históricos, las iglesias, visitar las ruinas del castillo, las grutas de Masera y los manantiales de Falchi della Rupe y Boeucc de Castell.

En invierno se cubre de nieve y al ser un borgho de los pre Alpes disfrutarás de la belleza que te brinda la montaña por un lado y por el otro la majestuosidad del lago. Con sus escaleras empinadas, sus estrechos callejones empedrados, sus fachadas con flores, esculturas y típicas persianas con rejillas, es un pueblo con encanto qué ver en el norte de Italia.

7. Furore – “El pueblo que no existe”

Furore - Que ver en Italia

Furore | Fotografía de yashima

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, Furore es un pueblo de casi 900 habitantes. Es prácticamente imposible verlo a lo largo de la costa de Amalfi y en un lado está el pueblo propiamente dicho y del otro el puerto y el balneario. Forma parte de L’Associazione «I Borghi più belli d’Italia», que incluye a los pueblos más bellos de la península.
Aquí podrás visitar las iglesias de San Giácomo, la de San Michele y la de Sant´Elia.

Sus calles llevan los nombres de las familias más antiguas del pueblo como por ejemplo la Summonti (la familia Summonti se radicó en el año 1400, y fue tal vez la primera en llegar al Fiordo di Furore), li Cuomi, li Cándidi, etc.
Con hermosos paisajes, callejuelas sinuosas y tranquilas, rocas rodeadas de vegetación y el sonido del mar, te verás sumergido en un ambiente surrealista y mágico del cual no podrás sustraerte.

Puedes explorar sus senderos como el Sentiero di Abu Tabela, el Sentiero dei Nidi di Corvo (sendero del nido de los cuervos) y el Sentiero dei Pipistrelli impazziti (el sendero de los murciélagos enloquecidos) que te lleva a una fábrica de papel abandonada llena de murciélagos. Por supuesto que deberás darte un baño en las cristalinas aguas del Tirreno en una de los más bellos pueblos que ver en Italia.

8. Alberobello – Il borgho dei trulli

Alberobello | Fotografía de Berthold Werner

Otro de los lugares que ver en Italia imprescindibles, es Alberobello. Famoso por sus típicas construcciones, únicas en el mundo realizadas en piedra, sin ningún tipo de material que sirva como unión entre los bloques (argamasa o mortero). Son cilíndricas y sus techos cónicos con un remate en punta que le dan un aspecto mágico e indescriptible.

Los “trullos” (I trulli), que así se llaman estas casas, proceden del siglo XV y fueron construidos por orden de los “Condes de Conversano” los campesinos que venían a las cosechas y, debían hacer construcciones que pudieran ser destruidas rápidamente, para evitar los impuestos que el rey imponía a nuevos asentamientos.
Con los años fueron mejorando las edificaciones, y es así que veremos “trulli” más sencillos y otros mejor “decorados”, pero todos con el mismo formato y estructura. Solamente existe uno que es más grande (es doble) y uno de dos plantas. ¡Incluso la iglesia es un trulli!.

Los habitantes aún mantienen sus tradiciones y es común ver a las señoras mayores rezando el rosario por la tarde o yendo a misa a la mañana temprano. Como es costumbre en Italia se duerme la siesta y, por la tarde se reúnen para discurrir aprovechando cuando desciende la temperatura. Un pueblo bello y enigmático que ver en el sur de Italia y que no puedes perderte.

9. Polignano a Mare – Ristorante Grotta Palazzese

Grotta Palazzese en Polignano a Mare

Ubicado a 30 kilómetros de Bari, con sus casas blancas estilo Mediterráneo (sin techos azules como en Santorini), Polignano a Mare es un típico pueblo marinero con bellos acantilados y balcones, que lo convierten en uno de los mejores lugares que ver en Italia. En su casco histórico encontrarás calles estrechas con bonitas casas en cada rincón y numerosas tiendas que ofrecen artesanías. Es llamativo que las casas están sobre el borde de los acantilados, como una continuación de la roca.
Hace ya varios años que se realiza el Red Bull Cliff Diving World Series, que es un certamen de saltos desde los acantilados con una altura que oscila entre 21 y 27 metros.

Pero además de la belleza del pueblo, una de las cosas más llamativas de Polignano a Mare es el Ristorante Grotta Palazzese. Un restaurante emplazado en una gruta que cuenta con unas vistas espectaculares y que, si tu presupuesto puede soportarlo, deberías visitar ya que es una de los lugares más bonitos y espectaculares que ver en Italia (aunque tan solo sea por la tarde a tomar un aperitivo).
Además, Polignano a Mare cuenta con varias discotecas, bares, pubs y confiterías que le dan vida a la noche del borgho. Una visita obligada en tu recorrido por Italia.

10. Erchie – Costa Amalfitana

Erchie Italia

Erchie | Fotografía de Nick Kembel

Ubicado en la provincia de Brindisi, este pueblo costero está entre las montañas de Lattari. El pueblo en sí, es la playa que se encuentra sobre una bella bahía, entre dos promontorios, en cada uno de los cuales se alza una torre (torres de Cerniola y torre del Tummolo).
Las pequeñas casas están construidas en las laderas. Para acceder al pueblo solo podrás hacerlo por una estrecha callejuela lateral que, si no estás atento seguramente no la verás. Reconocida como Patrimonio Mundial por la UNESCO, es apreciada por su arena dorada y fina y sus aguas cristalinas protegidas por las rocas.

Desde el borgho deberás descender por una escalinata, que te ofrecerá extraordinarias vistas del Mediterráneo para llegar a la playa principal. Se divide en dos: Lido Edelvina y Lido Adriana y están equipadas con sombrillas, hamacas, aseos y chiringuitos. Muy cerca se hallan algunas calas a las que solo se puede acceder por barco y, por escasos 3 € podrás alquilar un paseo que te acerque a estas hermosas playas.
Si eres más audaz también puedes llegar nadando o cruzando a través de las rocas. Un destino con playas paradisíacas que es uno de los mejores lugares que ver en Italia.

11. Terni – Cascada delle Marmore

Cascada delle Marmore en Terni | Fotografía de Valerio Clementi

Fundado por los umbros hace 2700 años, se encuentra entre el río Nera y el torrente de la Serra, en una llanura rodeada de colinas. Luego conquistado por los romanos, en el centro histórico se conservan las murallas de la antigua ciudad romana y las ruinas de un anfiteatro construido para 10000 espectadores. Tiene una importante industria siderúrgica, lo que no hace que Terni esté cargado de historia, monumentos y obras de arte.

La plaza principal Cayo Cornelio Tacito tiene una fuente con los signos de zodíaco y en la iglesia de San Valentino se encuentran los restos de la Patrona de los Enamorados cuya fecha se conmemora el 14 de febrero (Día de San Valentín).
A tan solo 7 kilómetros de la ciudad podrás maravillarte con la cascada más visitada de Italia: “le Cascate delle Marmore”. Cuenta con una altura de 165 metros (dividida en tres saltos) es una de las más altas de Europa y uno de los lugares más visitados de Italia. 
Se hallan dentro de un parque natural y se utiliza para generar energía hidroeléctrica.

También podrás visitar “il Parco Archeologico di Carsulae” un antiguo asentamiento romano de más de 2000 años abandonado en el siglo XV que está a 10 kilómetros de la ciudad. Realmente si quieres conjugar historia, belleza y cultura debes conocer Terni, a poco más de 100 kilómetros de Roma.

12. Bari – Cuevas de Castellana

Cuevas de Castellana Italia

Cuevas de Castellana en Bari | Fotografía de Alessandro e Damiano

Ubicado a 16 kilómetros de Polignana a Mare y casi 45 kilómetros de Bari, podrás visitar las Cuevas de Castellana. Son formaciones naturales de más de 100 millones de años que se originaron cuando “el tacón de la Bota” (la Puglia) recién emergío del mar. Los segmentos que podrás visitar se dividen en dos partes:

“La Grave”, que es un recinto con una abertura superior, que permite el paso de la luz solar. Continuarás por un sendero que, curiosamente durante el recorrido, te permitirá (por supuesto que con ayuda de tu imaginación) ver formaciones con aspecto de figuras como: la loba que amamantó a Rómulo y Remo, un búho, una serpiente y un camello.
Después de transitar por tres kilómetros llegarás a la “Cueva Blanca” que está formada por alabastro blanco con estalagmitas y estalactitas que no crecen de manera vertical, sino que extrañamente, se forman de manera lateral desafiando la ley de gravedad. Además, encontrarás un hermoso “salón” con cristales brillantes que te harán sentir como en una “cueva del tesoro”.

Puedes visitarlas todo el año (excepto el 25 de diciembre y el 1 de enero) e incluso hay visitas nocturnas en verano.
Hay solo dos visitas guiadas: una de un kilómetro, que dura unos cincuenta minutos y otra de tres kilómetros que dura dos horas. Las Cuevas de Castellana, es una de las mejores atracciones que ver en el sur de Italia.

13. Cortina d’Ampezzo – Lago Misurina

Cortina d’Ampezzo - Que ver en Italia

Invierno en Cortina d’Ampezzo | Fotografía de Turiski

Sede del campeonato mundial de esquí alpino en 2021, Cortina d´Ampezzo es la gran estrella de la Reina de los Dolomitas. Esta majestuosa e imponente porción de los Alpes es uno de los destinos más codiciados por los esquiadores de todo el mundo, por sus 120 kilómetros de pistas y por el glamour de sus habitués.
Ubicada a 1200 metros de altura se puede llegar fácilmente a las pistas para esquiar. Para los escaladores, sus picos alpinos de más de 3000 metros son el “summum” para las aspiraciones en las Dolomitas. La red de Dolomiti Superski tiene 1220 kilómetros de pista y Cortina es la reina indiscutida.  

A poco menos de 15 kilómetros de Cortina, el lago Misurina es un remanso de paz y sosiego para disfrutar del verano. Allí podrás admirar el hermoso lago que refleja los picos montañosos de la Dolomitas. Muy cerca se halla el centro para tratar el asma infantil Pío XII, sus visitantes aprovechan el clima y el saludable aire del lago para restablecerse.

Podrás realizar senderismo por la zona de Agordino donde tendrás senderos para todas las dificultades. Desde los más fáciles que se pueden hacer en familia, hasta de dificultad extrema para avezados caminantes. Es dable destacar que también podrás alquilar un bote a pedales para dar un paseo por las cristalinas aguas del lago. Cortina d´Ampezzo es uno de los destinos imprescindibles que ver en Italia.

14. Matera, otro de los lugares que ver en Italia

Matera desde una cueva

Matera vista desde una cueva | Fotografía de Luca Micheli

Esta pintoresca y espectacular ciudad de la Basilicata, es una región poco conocida que tiene hermosos pueblos. Entre ellos están Castemezzano y Brindisi di Montagna (declarado Capital Europea de la Cultura 2019 conjuntamente con Matera).
Tiene en su centro histórico construcciones rupestres únicas, llamadas “sassi” (piedras) y fue utilizado por directores como Pier Paolo Pasolini o Mel Gibson en “La Pasión de Cristo”. Además, tiene edificios excavados en la roca y algunos de ellos como la casa Grotta (casa Cueva) aún conserva el mobiliario original.

Debemos destacar las iglesias rupestres que también fueron cavadas por los monjes en la Edad Media. Entre ellas destaca la Madonna dell’Idris que parece salir de la montaña, pero que desde el neolítico se realizaban de esa manera. En el lugar más alto de la ciudad se encuentra la Catedral de Matera que data del siglo XIII y que alberga un recipe de piedra obra de Altobello Persio de 1534. También debes visitar el castillo de Tramontano que nunca se terminó.

En cuanto a la gastronomía no debes perderte la “crapiata”, un plato del lugar a base de legumbres. También probar la carne de vacas de Podolia que se crían en las laderas de los montes de manera salvaje. No obstante, si vas en navidad podrás apreciar uno de los pesebres viviente más impresionantes de Italia. Matera es otro pueblo imperdible que ver en el sur de Italia.

15. Saturnia – Cascada del Molino y Termas de Saturnia

Cascate del Mulino | Fotografía de Raimond Spekking

Situado a 150 kilómetros de San Gimignano, Saturnia es una bella localidad de la Toscana. Famosa por sus termas consideradas las más bellas de Italia, las Cascate del Mulino (llamadas también Cascatelle di Saturnia) son gratuitas.
Saturnia es un pueblo de menos de 300 habitantes, con más de 2000 años de antigüedad que aún conserva las cuatro puertas romanas originales. Los edificios pertenecen a la era de dominio etrusco, romano y medieval.

La Piazza Vittorio Veneto, que es la principal del pueblo, tiene  bellos jardines y un restaurante al frente. La iglesia de Santa Maria Maddalena posee un llamativo campanario y data del siglo XII. De la misma época es el edificio la Rocca, construido por la familia Aldobrandeschi. Un hermoso y cautivante pueblo que conserva la esencia original que lo vio nacer.

A tan solo dos kilómetros encontrarás la Cascada del Molino, a la que la CNN galardonó en el año 2014, como el mejor centro termal del mundo, en una lista de los 20 Relaxing Retreats. Tiene una temperatura de 37,5 grados y un caudal de 800 litros de agua por segundo. El origen es el torrente Gorello que nace en el Monte Amiata.
No debes confundirlo con el Spa que se halla al lado de las Cascate del Mulino di Saturnia, que se encuentra bastante oculto por la vegetación, es de origen natural y “totalmente gratis”. Sí, para terminar nos fuimos al otro extremo, Saturnia es otro lugar imperdible que ver en el norte de Italia.


Ten presente, que hay muchos lugares que ver en Italia, que no están lo suficientemente promocionados. Sin embargo, muchos son hermosos y superan a los que gozan de fama y prestigio. La belleza de la naturaleza no tiene límites, razón por la cual, no debes limitar tus ansias de conocer nuevos lugares y disfrutar de tus viajes por el mundo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>