“Montañas sin hielo, ríos sin agua y océanos sin vida”: la advertencia de la ONU sobre el futuro del planeta

La ONU ya ha advertido en un comunicado oficial que el futuro del planeta es preocupante cuanto menos. Ha publicado un nuevo informe en el que han participado más de 100 científicos reconocidos donde se han planteado las hipótesis de lo que ocurrirá si seguimos descuidando de esta forma el medio ambiente.

El panorama es desolador. De seguir así, nos espera un mundo con pueblos sepultados e islas y costas sumergidas debido al aumento del nivel del mar. Además, el océano es cada vez más ácido, caliente e inhabitable para muchas de las especies que viven en él. Estas son algunas consecuencias del temido cambio climático.

La ONU advierte del peligro de descuidar el medio ambiente

De acuerdo a las propias palabras de la ONU, el planeta está expuesto a daños que ya son irreparables. El reto consiste en tomar consciencia y poder cambiar el rumbo que hemos cogido en los últimos años. Si esto no ocurre, en 2100 millones de personas deberán desplazarse por las consecuencias del cambio climático.

La nieve y el hielo están disminuyendo y continuarán haciéndolo. Esto puede dar lugar a deslizamientos de tierra, avalanchas, inundaciones y desprendimientos de rocas, sobre todo en los glaciares.

Glaciares de los Andes, África, Europa e Indonesia podrían perder más del 80% de su tamaño para el año 2100. Esto afectará al patrimonio cultural y el turismo de gran cantidad de países.

Cuando estas masas de hielo retrocedan, se verá comprometida la disponibilidad del agua, lo que podría ser perjudicial para la supervivencia. Sobre todo, en sectores como el agrícola o para el trabajo hidroeléctrico.

Según Panmao Zhai, uno de los miembros que realizó el informe:

“Los cambios en la disponibilidad de agua no solo perjudicarán a los habitantes de esas regiones de alta montaña, sino también a comunidades situadas muchos kilómetros aguas abajo.”

La subida del nivel del mar

Debido a la disminución de masa de los glaciares, se acelerará la subida del nivel del mar. Si los océanos siguen teniendo agua cálida, esto podría repercutir en la existencia de las ciudades costeras. Durante el siglo XX el nivel del mar aumentó unos 15 cm. Cada vez aumenta con más frecuencia, al menos 3,6 mm por año y se va incrementando.

Según la ONU, el aumento del nivel del mar podría superar los 60 cm en el año 2100. Todo esto ocurrirá si no disminuimos los gases de efecto invernadero. De hecho, de continuar así incluso podría aumentar un metro.

Esto generará una mayor posibilidad de exposición a catástrofes naturales como pueden ser las inundaciones, mareas altas e intensas tormentas. Zonas enteras entrarían en riesfo de ser calificadas como inhabitables.

Debido al calentamiento global, los océanos ven aumentar su cantidad de agua cálida, pues absorberán entre 2 y 4 veces más de calor que en la actualidad. Este calor tendrá impactos negativos en el suministro de oxígeno y nutrientes para su ecosistema, poniendo en peligro a millones de especies marinas.