Museo del Louvre

Pocos museos en el mundo son tan reconocidos como el Museo del Louvre. Del mismo modo que sucede con la Torre Eiffel, el Louvre es un claro símbolo de Francia en general y de París en particular, apareciendo en decenas de películas, series y otras producciones artísticas. Es un museo que tiene mucho para ofrecer y que realmente vale la pena hacerse el tiempo para conocer. Si sos de quienes adoran el arte, la historia y los recorridos de las distintas civilizaciones del mundo occidental y oriental, el Louvre es el lugar que debes visitar.

museo del louvre

Orígenes

Algo que destaca especialmente al Louvre tiene que ver con que es un edificio que, a lo largo del tiempo, ha ido cumpliendo diferentes funciones. Empecemos por el principio.

Distintas excavaciones arqueológicas han descubierto que en el sector en que se encuentra emplazado el Louvre en la actualidad ha habido anteriormente grupos de cazadores y recolectores. Estos ocupaban la cuenta de París, que pronto pasó a convertirse en una capital. A lo largo de la Edad Media, Felipe Augusto mandó a que se construyera en ese sitio una fortaleza que estuviera compuesta por un torreón y un recinto con forma cuadrangular. Esa fortaleza tenía como principal objetivo militar reforzar la muralla que se había construido en esa época a fin de proteger París. En la galería del Carrusel del Louvre se pueden ver las fosas de dichas fortificaciones.

Posteriormente, en la segunda mitad del siglo XIV, Carlos V hizo que se comenzaran los trabajos para convertir el Louvre en un palacio. Así, ese fuerte pasó a ser un lugar de residencia cómodo con apartamentos y distintos espacios destinados al entretenimiento. Se instaló también una biblioteca que era de uso del rey. De hecho, con el paso de los siglos, esa colección de libros del rey se convirtió en la Biblioteca Nacional de Francia. Distintos conflictos, como la Guerra de los Cien Años hicieron que los nobles se alejen de París y dejaran el Louvre.

El castillo del Louvre fue demolido y reconstruido en la época de Francisco I, conocido como el soberano del Renacimiento. Nada menos que el gran Leonardo Da Vinci y la Gioconda se corresponden con este momento histórico. Al reconstruirse, se instalaron espacios de recepción para poder llevar adelante el ejercicio del poder. La modernización de este edificio pasaría a completarse durante el reinado de Luis XIV, nieto de Enrique IV.

La corte del Rey Sol empezaría a instalarse en Versalles. Así, el Palacio del Louvre pasó a ser ocupado por intelectuales, artistas y nobles. Fueron estos quienes le presentaron al rey el proyecto del museo. Así fue que se comenzaron los trabajos de acondicionamiento para lograrlo.

A partir de las distintas victorias militares, especialmente por parte de Napoleón Bonaparte, las colecciones del Louvre fueron aumentando exponencialmente. Hoy, es uno de los museos más importantes y emblemáticos del mundo, objeto de estudio de estudiosos del arte y de la historia de todas las lenguas y sociedades.

Consejos y preparativos para visitar el Louvre

El Museo del Louvre suele estar abierto casi todos los días del año, en el horario entre las 9 y las 18 horas. Ello, con excepción de los días 1 de enero, 1 de mayo y 25 de diciembre. Además, suele estar cerrado los días martes, ya que es el día en que se realizan todos los trabajos de mantenimiento del museo para el resto de los días de visita. También se realiza la restauración y la instalación de nuevas obras en las colecciones.

Por otra parte, se puede visitar el museo en horarios nocturnos los días miércoles y viernes. Si se toma esa decisión, se pueden ver las exposiciones temporales y las permanentes hasta la hora 21:45. En general, las personas que prefieren hacer recorridos más relajados sin tanta gente alrededor tienden a elegir este horario para hacer su visita, aunque eso pueda implicar esperar algunos días.

Al Louvre se accede fácilmente desde muchas líneas de autobús y de metro. Dependiendo del lugar desde el cual se llegue, las líneas de autobús que se pueden tomar son las número: 95, 21, 27, 69, 72 y 76. Además, las estaciones de metro más cercanas al museo son Palais Royal – Musée du Louvre, Louvre-Rivoli, Tuileries y Pont-Neuf.

La entrada más conocida al museo es la famosa pirámide. Por allí se accede a través de escaleras al vestíbulo del Louvre. Desde ese punto es fácil elegir por qué ala del museo se quiere comenzar. Pero también hay otras entradas más confidenciales como son la del Pasaje Richelieu y la Puerta de los Leones.

Otro aspecto que se debe tener en cuenta es que el museo del Louvre se encuentra correctamente equipado para recibir a personas que tienen movilidad reducida. Hay ascensores en todo el museo que permiten llegar fácilmente a la totalidad de los niveles del mismo. Además, ha una Galería Táctil que permite que las personas no videntes puedan tocar obras moldeadas y reconocerlas de esa manera.

¿Cómo es su arquitectura?

Como ya sabemos, el famoso Museo del Louvre se encuentra en el interior del famoso Palacio del Louvre. Esta fortalezadel siglo XII ha sido ampliada y reformada varias veces para dar lugar a este museo, luego de que la residencia de los reyes se trasladara al Palacio de Versalles.

Este edificio cuenta con un total de más de 160.000 metros cuadrados. Es, hoy, uno de los museos más famosos y visitados de todo el mundo. la pirámide de cristal que lo caracteriza fue construida en 1989, lo que llevó a una ruptura de los grandes bloques grises que componían al museo hasta ese entonces. Hoy en día, esa misma pirámide funciona como puerta de acceso al museo.

La famosa pirámide del museo está hecha en vidrio y metal. Tuvo su primera inauguración por parte del Presidente francés Mitterrand, en la fecha del 4 de marzo de 1988. Se volvió a inaugurar un año después, el 29 de marzo de 1989. La estructura metálica que sostiene el vidrio está hecha en aluminio y acero y pesa un total de 200 toneladas. Su altura total es de 21,64 metros, teniendo una base cuadrada que tiene de lado unos 35.42 metros. Se recubre de 70 triángulos de vidrio y 603 rombos. Ha sido la primera construcción en emplear el vidrio laminado, por lo que también se considera que el museo está a la vanguardia de la arquitectura en cuanto a su estructura. Si bien al principio la estructura de la pirámide generó gran controversia, hoy es uno de los aspectos más fotografiados y fácilmente reconocibles de París y de Francia en general.

Sobre la pirámide invertida en el Museo del Louvre, esta está construida con la misma lógica constructiva. No obstante, cuenta con siete triángulos en la base de cada cara. En total, tiene 28 triángulos y 84 rombos. Es una pirámide que está recubierta por una superficie de vidrio casi plana, debido a que si se hubiera dejado en contacto con el exterior sería propensa a la acumulación de agua sobre ella. La pirámide invertida está oculta al nivel del suelo natural.

Un dato interesante sobre la arquitectura del Museo del Louvre tiene que ver con que el arquitecto que llevó a cabo la famosa pirámide exigió que el vidrio de las caras de la construcción fuera transparente. En el momento en que esto fue diseñado, esa exigencia representaba todo un desafío técnico, ya que todo vidrio contenía impurezas con propiedades de absorber más luz a medida que se torna más grueso el acristalamiento.

Ming Pei rechazó que se utilizaran técnicas capaces de neutralizar los óxidos de hierro. Un ejemplo es la incorporación de arsénico, ya que se sabía que estas sufren la acción del Sol a medida que pasa el tiempo; al estar expuestas constantemente al Sol, las placas podrían volverse primero amarillas y luego marrones. Por eso, se optó por un suministro de un tipo de vidrio que no era sensible a que este efecto se pudiera generar. De ese modo, se logró por primera vez un vidrio laminado usando un horno eléctrico que había sido constituido por electrodos de molibdeno o grafito.

¿Cómo se componen sus exposiciones?

Hoy en día, se exponen alrededor de 35.000 obras de un total de 300.000 anteriores a 1948 que componen las colecciones del Museo del Louvre. Esta enorme colección se encuentra organizada de forma temática y se divide en distintos departamentos en cada caso. Estos departamentos son: historia del Louvre, Louvre medieval, escultura, pintura, objetos de arte, arte del Islam, artes gráficas, antigüedades romanas, antigüedades griegas, antigüedades etruscas, antigüedades egipcias y antigüedades orientales.

Hay pinturas que se encuentran en este museo y que son las más visitadas del mundo. Se destacan especialmente La Libertad Guiando al Pueblo, de Delacroix; La Gioconda de Leonardo Da Vinci; Las Bodas de Caná de Veronés. En lo que respecta a las esculturas más importantes del museo, encontramos El escriba sentado del Antiguo Egipto; la Venus de Milo de la Antigua Grecia y La Victoria Alada de Samotracia, del período Helenístico de la Antigua Grecia.