Basílica di Santa María della Salute

La Basílica di Santa María della Salute es tal vez la más venerada por los venecianos. Es una monumental iglesia, construida en las cercanías de la Aduana (Punta della Dogana).

Basílica de Santa María della Salute

La imponente cúpula de Santa María della Salute se puede divisarse desde muy lejos y al estar a pocos metros del Gran Canal es prácticamente imposible no avistar su impresionante figura blanca. Vamos a ver la iglesia que es un punto de inflexión en la vida veneciana, porque surge a raíz del brote de peste que azotó la zona.

¿Qué fue la peste de 1630 en Venecia?

En el año 1630 en Mantua estallo una guerra, algunos mercenarios alemanes (lansquenetes) la invadieron trasmitiéndoles la peste a los mantuanos. El “Conde de Mantua” se dirigió a la isla de Lazzaretto Vecchio en Venecia para internarse en un nosocomio que atendía esos casos.

Fue visitado por un carpintero y solo bastó ese contacto para trasmitírsela al visitante y que este propagase la enfermedad a toda la ciudad. En julio de ese año ya la enfermedad se había cobrado miles de vidas y fue entonces que los lugareños el día 26 de octubre de 1630 se congregan en la Plaza San marco para rezarle a la Vírgen María.

El clero bajo la dirección del Doge Nicolò Contarini, hacen la firme promesa que, construirían una basílica cuando la protección de la Santa termine con la plaga. El 21 de noviembre de 1631 termina el terror. Ya no hay muertos y, después de haber causado el fallecimiento de mas del cuarenta por ciento de los habitantes del Véneto, los venecianos comienzan a prepararse para cumplir con su promesa.

Arquitectura de la iglesia

Se encargó de la construcción al arquitecto Baldassare Longhena, quien comenzó la obra el 28 de noviembre de 1631 y la concluyó el 9 de noviembre de 1687. Al mejor estilo cristiano, ese día recibió la bendición del patriarca Alvise Sagredi. Para construirla hubo que demoler el convento y la iglesia de la Santísima Trinidad ya que, el lugar elegido para erigirla fue cerca de Punta della Dogana.

¿Cómo es la basílica por fuera?

Lo primero que vendrá a nuestra mente al verla es pensar: ¡Es imponente!… Es un gran edificio blanco con una impresionante cúpula que parece sostenida por columnas de mármol. El blanco nacarado de su figura y su forma octogonal le da un aspecto soberbio y descomunal. Su ubicación hace que se pueda divisar desde el Gran Canal al norte y desde el Canal de Giudecca al sur.

Coronando la cúpula, la Virgen de la Inmaculada Concepción con los brazos apenas extendidos en señal de protección, con una docena de estrellas rodeando su cabeza y con una luna creciente bajo sus pies. Para llegar al pórtico una majestuosa escalera marca el camino. Apoyado en dos gigantescas columnas un portentoso arco le da vigor a la fachada.

El interior de Santa María della Salute

Si su exterior nos dejó pasmados, su interior no es menos bello. Al ingresar observaremos que la nave central mantiene el formato octogonal sosteniendo la cúpula. En su contorno se destacan pequeñas capillas en un total de seis. Grandes ventanales (un total de dieciséis) le dan una gran luminosidad.

Destacan el altar mayor en el estrado. Una bella escultura de Josse de Corte aportada por el dogo Francesco Marosini en 1670 representando a una Virgen con el Niño en actitud de defender a los venecianos de todo mal.

El arte no es ajeno a la magnificencia de la basílica y podremos apreciar grandes obras de arte:

  • Tiziano Vecellio: “El sacrificio de Isaac” “Muerte de Abel” y “David y Goliat” ubicadas en la cúpula.
  • De Tinoretto: uno de sus cuadros más famosos, nos referimos a “Las Bodas de Caná” como también “Pentecostés” y “San Marcos entronizado rodeado de santos” en la sacristía.
  • Luca Giordano: “La presentación de María en el templo”, “La Asunción” y el “Nacimiento de la Virgen”.

¿Cuánto costó construir la basílica?

El costo calculado por el constructor fue de 155.316 ducados, lo que a dinero de hoy serían aproximadamente 20 millones de euros. Por supuesto como sucede a través de los tiempos el costo fue mucho más.

Festa della Madonna della Salute

La fecha elegida para la Fiesta de Nuestra Señora de la Salud no es principalmente la mejor para el turismo ya que coincide con la temporada fría y húmeda de la región, pese a ello es una de las fiestas más arraigadas en la población lugareña.

Todos los años los 21 de noviembre los venecianos se reúnen de a miles para venerar a la Virgen. Para ello se hace un puente montado sobre barcos (ponte votivo). Como es típico en el pueblo italiano en estas fiestas, en las adyacencias de la basílica los fieles adquieren rosarios, santos, velas e imágenes de la virgen.