Enamórate de una persona que viaja…

4 min


Enamórate de una persona que viaja...

Enamorarse de una persona que viaja es mucho mejor. De una persona que prefiera lucir una pulsera tejida a mano en la otra punta del planeta que un reloj caro. Enamórate de alguien que huya de los resorts y prefiera descubrirlo todo con una mochila colgada al hombro. De un viajero. De un aventurero.

Lo encontrarás en el aeropuerto o en la sección «viajes» en una librería

Si de fondo de pantalla tiene la foto del último destino en el que estuvo o de ese en el que dejó parte de su corazón, sabrás que es esa la persona que estás buscando. Si lo encuentras perdido en el aeropuerto, revisando su móvil y hablando con los últimos amigos que dejó atrás en la otra punta del mundo. Su Facebook estará repletos de nombres extraños, pero siempre recordará dónde conoció a cada uno de sus contactos.

¿Qué bebe esa persona que viaja? Quizá una cerveza que probó en su ciudad favorita. Esa que lleva también impresa en la camiseta. Esa que nunca ha llegado a tirar porque le recuerda demasiado a aquel bar de aquella ciudad.

persona que viaja
Fuente: Pixabay.com

Lee revistas del National Grographic

Lee mucho sobre viajes. La persona que buscas gasta (o mejor dicho invierte) su vida buceando entre las páginas de las revistas de viajes más conocidas del mundo. Y su estantería está repleta de libros sobre sus aventuras. Y de fotografías. Suyas y compartidas. Tiene mucho recorrido compartido.

Si encuentras a una persona que viaja leyendo su revista favorita no te extrañe que, cuando acabe, te la pase e intente averiguar cuál es tu próximo sueño. Qué es lo que deseas conocer más que nada en el mundo. Cuál es tu próximo destino.

Aprenderás historias. Aprenderás qué es la cosa más extraña que esa persona ha hecho en su vida. Y quizá la tuya. Puede que gracias a esa persona aprendas cuál es tu mayor deseo. Tu mayor rareza.

Una persona que viaja habla de lugares lejanos, de recorrer lugares con tan solo una mochila

Enamórate de una persona que te cuente todo sobre ese destino exótico que siempre quisiste conocer. Y que te descubra nuevos lugares. Que te cuente historias con las que en vez de dormir quieras mantenerte despierto. Que quieras vivir. Que te hable como si todas las maravillas que ha visto, las estuviera viviendo contigo.

Enamórate de alguien que haya visto la pobreza, la hospitalidad de los que menos tienen, que haya experimentado otras culturas y comprenda religiones antiguas, costumbres ancestrales.

Alguien que, aunque sea un enamorado de los viajes, tenga fuertes vínculos con su hogar. Que eche de menos su edredón cuando no duerma en él pero que siempre mantenga la inquietud por viajar cuando esté tumbado en su cama.

viajero junto a un lago
Fuente: Pixabay.com

No te aferres a una persona que viaja: valora su independencia por encima de todo

Una persona que viaja valora su independencia por encima de todo. Te querrá. Te querrá mucho. Pero lo hará a su manera. Igual que él o ella saben respetar en todo momento que necesites espacio para pensar, viajar, sentir, deja que esa persona pueda hacer lo mismo.

No dudes en que juntos viviréis cada segundo como si fuera el último. Eso es a lo que esa persona está acostumbrada. Y ten por seguro, que, aunque viaje, aunque se vaya, esa persona siempre volverá a casa. Que vuestra relación y confianza serán inquebrantables.

Cuando hagas eso que más miedo te da, llegará la hora del compromiso

Casarte con una persona que viaja es asegurarte de que el mundo entero será vuestro hogar.

Haz aquello que más miedo te da. Supérate. Rompe con todo. Será en ese momento cuando a esa persona se le encienda el chip y decida que quiere pasar el resto de su vida contigo. Porque eres una persona que se supera a sí misma. Que se atreve a enfrentar sus miedos.

Si tenéis hijos, estos llevarán los nombres de personas que hayáis conocido en otro viajes, en otras culturas. Serán ciudadanos del mundo y conocerán mil y un idiomas.

Una vida llena de aventura

Cásate con una persona que viaja. Comprométete. Ten hijos y crea una vida. Porque una vida creada junto a una persona que viaja es una vida cargada de aventura.

Que enseñe a tus hijos a exprimir la vida al máximo. El respeto por otras culturas, por sus gentes. Que los haga cultos y los haga disfrutar conociendo y descubriendo los tesoros que guardan las tierras lejanas.

Porque te mereces una vida llena de aventura.


¿Te gusta? ¡Compartelo con tus amigos!

0 comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Send this to a friend