Día 1

Una forma de comenzar un primer día en Granada es empezándolo bien temprano en uno de los enclaves con más encanto de la ciudad: el Paseo de los Tristes. Se encuentra en dirección a la Alhambra, por lo que es una excelente forma de hacer un recorrido más completo. Además, si se sigue la orilla del río, se podrán encontrar hermosos puentes de piedras y un camino empedrado que permite observar bellas casas con fachadas hermosas y muy cuidadas. Siguiendo camino disfrutando del paisaje se llega a la Alhambra.

Asistir el primer día a la joya de Granada es una excelente idea, especialmente si se ha reservado entrada tiempo atrás. Es el monumento histórico más importante de la ciudad y uno de los más importantes de España. Fue residencia de los sultanes Nazaríes entre los siglos XIII y XV.

Saliendo de la Alhambra, una gran manera de continuar es probando las famosas tapas de la ciudad. Estas se pueden conseguir en distintos lugares, aunque Plaza Nueva y la Carrera del Darro son algunos de los sitios predilectos para ello.

Por la tarde, es posible dirigirse al Mirador San Nicolás, donde no solamente se pueden tomar hermosas fotografías, sino que también es posible disfrutar de una de las vistas más maravillosas de la puesta del Sol en la ciudad.

Día 2

Para el día 2, hay mucho de la historia de Granada que queda todavía por recorrer. Una buena forma de empezar el día es asistiendo a la mañana al Monasterio de la Cartuja. Cada sala de su interior sorprende a los visitantes y los deja maravillados.

Para continuar con la historia de la religión y el culto en Granada, se puede dirigirse a la Catedral de la ciudad. Según el horario que sea, además, es posible comer algo cerca para poder continuar camino. Saliendo de allí, se puede finalizar este viaje por la historia de la religión en la Capilla Real. Tanto la Catedral de Granada como la Capilla Real desvelan a los visitantes por la importancia que ha tenido esta ciudad para los Reyes Católicos.

Cuando el Sol empieza a bajar, es un gran momento para visitar el Albaicín, el barrio más famoso de la ciudad. Está ubicado en una colina desde la cual se pueden obtener maravillosas vistas de la ciudad. Sus calles estrechas y callejuelas recuerdan a los barrios árabes.

Día 3

Por último, el tercer día dependerá de la época del año en que se viaje. En caso de viajar en invierno, una buena alternativa que recomendamos es hacer un día de esquí en la fantástica estación de la ciudad. Incluso, aunque no se practique este tipo de deportes, es una excelente oportunidad para jugar en la nieve y disfrutar de maravillosos paisajes naturales que caracterizan a esta zona de España. Esto es especialmente ideal si se viaja con niños.

En caso de no viajar en invierno o de no preferir la nieve, lo que se puede hacer es aprovechar el día para visitar alguno de los pueblos típicos de la Alpujarra de Granada. Estos se encuentran en las laderas de la Sierra Nevada y se destacan por su arquitectura morisca. Los más famosos son Pampaneira, Bubión y Capileira.