Día 1

Una forma de comenzar un buen recorrido por Madrid de tres días, es instalarse y planificar. En ocasiones, los viajeros pueden sentirse abrumados por el tamaño y la intensidad de la ciudad. Pero siempre es una buena alternativa buscar el metro, preguntar y lanzarse a recorrer.

Para comenzar un primer día en Madrid con lo mejor de lo mejor, un primer recorrido puede ser a la Puerta del Sol. Es una forma de iniciar con todo, ubicándose en el centro de la ciudad. Este es fácil de caminar y muchos de sus atractivos se encuentran cerca el uno del otro. Empezar en la Puerta del Sol es una gran alternativa, ya que es una de las principales plazas de la ciudad.

Luego, podemos dirigirnos a la Plaza Mayor. Además de recorrer y aprovechar su inmensa oferta, recomendamos comer aquí en el día 1. Tras recorrer este lugar, es posible dirigirse a la Gran Vía. Es la amplia avenida más importante de la ciudad. Allí se puede disfrutar del arte autóctono, de los grandes comercios de la ciudad y de diversos restaurantes de comida tradicional.

Muy cerca de todo esto se encuentra el Barrio de las letras. Es el barrio en el que vivieron Cervantes, Lope de Vega y los literatos más importantes del tiempo Barroco.

Día 2

En el segundo día, lo que se puede hacer es contratar un autobús turístico ya que permite explorar la ciudad de manera panorámica mientras se visita una gran diversidad de atractivos turísticos.

Una excelente alternativa es tomar el metro hasta la estación Opera para visitar el Teatro Real de Madrid. Algunas de las compañías de ballet más famosas de Europa se presentan en este lugar. Siguiendo con sitios históricos, se puede pasar de allí al Palacio Real de Madrid, que es la residencia oficial de los Reyes de España y que se mantiene abierto al público en gran medida.

Para seguir con grandes monumentos, se puede visitar la histórica Catedral de la Almudena. Está situada justo al lado del Palacio Real y tiene una cúpula a la que se puede subir para tener bellas vistas de la ciudad de Madrid. Saliendo de allí, se pueden visitar los museos del Prado y Reina Sofía, que se destacan por sus magníficas colecciones.

Día 3

Finalmente, para despedirse de la mejor manera de la bella ciudad de Madrid, el tercer día se puede empezar al aire libre. Para ello, una excelente alternativa es dirigirse al Parque del Retiro. Además de ser uno de los principales pulmones verdes de la ciudad, también es hogar de infinidad de expresiones artísticas callejeras.

Saliendo de allí y especialmente si eres de los amantes del deporte, es posible dirigirse al gran estado del Real Madrid. Es uno de los lugares casi obligatorios de la ciudad, siendo uno de los estadios más grandes e importantes de Madrid.

Por último, ningún viaje en Madrid podría estar completo realmente sin probar las famosas tapas acompañadas de una buena bebida y de buena música en vivo. Esto se puede encontrar en una infinidad de lugares en la ciudad.