Socca

Uno de los platos típicos que no puedes dejar de probar si estás en Niza es la Socca. Se trata de uno de los platos más famosos de la gastronomía de esta ciudad en particular y miles de turistas todos los años acuden a probarlo. Es una especie de tortita que se hace con harina de garbanzos y aceite de oliva. Se cocina sobre una plancha. Es ideal para combinar con una copa de vino. Lo que muchos viajeros hacen es comprarla para llevar y probarla en la playa mientras toman sol o descansan viendo los mágicos paisajes del Mar Mediterráneo. Además, es un plato muy económico.

Pan Bagnat

Lo que se conoce como Pan Bagnat es el bocadillo más conocido de la ciudad y también uno de los más deliciosos. Es un bocadillo vegetal al que se añaden anchoas y atún, aliñando con un poco de aceite de oliva. Es ideal para consumir a lo largo de un paseo por la ciudad. No es un bocadillo que pueda sentirse pesado e incorpora algunos de los aromas y sabores más característicos de Niza.

Ravioli

Si buscas darle un paseo inolvidable a tu paladar, los ravioli de Niza son la opción perfecta. Si bien se suele creer que al ser pastas su origen es italiano, estos fueron creados por primera vez en la Costa Azul, por lo que son muy famosos en Niza. Se los puede encontrar en prácticamente todos los restaurantes y los mercados, con todas las formas y los rellenos posibles. De todos modos, los rellenos más buscados en Niza son con Tepanade.

Ratatouille

Finalmente, otro plato típico de la cocina francesa que no se puede dejar de probar si se está visitando Niza es el famoso Ratatouille. Se trata de una combinación de vegetales. Si bien es cierto que es un plato simple de hacer, es famoso en el mundo por sus características de sabor. Para los amantes de la cocina típica, es un plato que se debe tener en cuenta cuando se pasea por esta ciudad y que sorprende a los comensales más exigentes.

El Bistrot d’Antoine

Este restaurante es uno de los preferidos cuando se quiere una comida más informal en la parte antigua de la ciudad de Niza. Se destaca por su comida simple pero siempre creativa y por su ambiente alegre y casero. Algunos de los platos más pedidos de su menú son las pastas al pistou, las lentejas con salchichas y el magret de pato. También es famoso el postre de pana cotta de frutos rojos.

L’Escalinada

Este restaurante se ubica en pleno casco histórico de la ciudad. Cuenta con la distinción de la comida nizarda. Su carta se compone de algunos de los platos mediterráneos más típicos de la ciudad y se propone todo tipo de recetas tradicionales típicas, consideradas “recetas de la abuela”.

Chez Palmyre

Si lo que se quiere es introducirse en un pequeño rincón de Niza, acogedor, con platos a buen precio y con los mejores sabores, Chez Palmyre es la alternativa perfecta. Cuenta con decoración antigua y sus platos son famosos en la ciudad. Es posible disfrutar allí de todo tipo de especialidades típicas de la región.

Grand Café de Turin

Cada persona que llega a Niza por primera vez, decide acercarse para pasar por lo menos una noche en el famoso Café de Turin. Una alternativa muy utilizada es ir a este café antes de dirigirse a un espectáculo en la Ópera. Uno de los platos principales de este café que hace que muchas personas lo elijan entre otras opciones es el marisco. También tiene un ambiente de restaurante antiguo y clásico y se distingue por su ubicación, en una de las más bellas plazas de la ciudad.

Keisuke Marsushima

Este restaurante es uno de los que se encuentran en Niza que cuenta con la estrella Michelin. El chef que le da nombre a este restaurante partió de su natal Japón en el año 1998 por amor a la cocina francesa, a sus aromas y sus sabores. Tuvo, desde el comienzo, el deseo de exprimir la vertiente mediterránea, sumándole un toque que sea típico de Japón. Con esas combinaciones, es un restaurante que es capaz de satisfacer los deseos de los más exigentes paladares provenientes de todas partes del mundo.