Bora Bora

Día 1

Bora Bora es una isla que sorprende por sus maravillosos paisajes, sus playas y el color de sus aguas. Por eso, una de las mejores maneras de comenzar un recorrido por este lugar es subiéndose a un jet ski para dar un interesante y divertido paseo por la laguna. De esta manera, se unen dos posibilidades: la posibilidad de recorrer maravillosos paisajes y la experiencia de pasear en un jet ski.

Terminado este paseo, se recomienda alquilar una lancha para aprovechar las paradas que esa puede hacer en lugares ideales para la práctica de snorkeling. Además, si se ha comenzado en la mañana temprano, es posible parar con la lancha para hacer un picnic en una de las playas que sea de preferencia.

Siguiendo con los paseos a la isla por el mar, una forma de continuar luego de haber almorzado es embarcándose en una piragua a motor. Con esta se puede dar una vuelta alrededor del lagoonarium, descubrir más de una docena de lugares adecuados para el snorkel y jugar con las rayas que pasean por este lugar. Un poco más adentro, se puede pasear con un catamarán para disfrutar de la puesta de Sol disfrutando de la música de artistas locales y bailarines. Para finalizar el día, se puede descansar probando platos típicos de la Polinesia en un magnífico restaurante.

Día 2

En el día dos, lo que se puede hacer es probar una manera diferente de conocer los paisajes de Bora Bora: por el aire. Para ello, es posible contactar a un helicóptero en la isla y contratar un vuelo increíble que permite ir visualizando los distintos colores que adquieren las aguas y cómo los paisajes se transforman con respecto al modo en que se los veía desde la tierra.

Otra alternativa interesante al helicóptero, para los amantes del turismo aventura y de los deportes que ponen a prueba la valentía, es el parapente. Tanto el parapente como el kite surf se pueden realizar sobre la laguna.

Hacia la tarde, es posible alquilar en Bora Bora un fun car. Estos suelen ser para dos personas. Otra alternativa es la bicicleta. Con cualquiera de estas dos opciones es posible introducirse en el corazón de la isla visitando sus carreteras llanas.

Día 3

Para terminar un recorrido completo por Bora Bora y llevarse consigo todas las experiencias que esta mágica isla ofrece, el tercer día se puede comenzar haciendo un safari en vehículo 4×4. Las carreteras de la isla son ideales para descubrir diferentes vistas a lo largo de este recorrido, como así también los yacimientos históricos de la misma. En este recorrido es posible descubrir todo tipo de tiendas que ofrecen productos típicos como son los aceites aromáticos, las perlas y las artesanías. Además, hay galerías de artesanos en las que es posible adquirir para regalo una creación autóctona de la localidad.

Terminado este recorrido aventurero, se puede descansar y despedirse lentamente de los paisajes de Bora Bora paseando y descansando en la famosa playa de Matira. El día puede finalizar en uno de los lujosos restaurantes de la isla.