En el año 697, como una forma de aprovechar la debilidad del Exarca de Rávena, las familias más ricas eligieron el primer Dux con carácter hereditario y vitalicio, Paololucio Anafesto. Más tarde en el tiempo, luego de muchas luchas de poder entre las principales familias patricias, pasó a ser electivo y vitalicio.

En 829, el cuerpo del apóstol San Marcos fue transportado desde Alejandría a la ciudad de Venecia. Posteriormente, este evangelista pasaría a convertirse en el patrono de la ciudad.

Un momento clave en la historia de Venecia comienza en el año 1204, con la Cuarta Cruzada. En ese entonces, las galeras venecianas tomaron Constantinopla con Dux Enrico Dandolo al frente. Entonces, el imperio griego fue repartido entre los cruzados y entre los venecianos. Estos últimos pasaron a quedarse con posesión de barrios comerciales de ciudades de Palestina, Chipre, Creta y Siria. Luego, comenzó la época de uno de los nombres más famosos de Venecia que ha recorrido el mundo entero: Marco Polo.

Venecia fue la primera ciudad de Italia en tener una forma de gobierno republicana. Ello, para evitar que todo el poder cayera sobre un solo hombre: el Dux. Hacia 1229 se constituyó el Senado, compuesto por un total de 60 miembros que eran elegidos por el Consejo Mayor. Desde este organismo se dirigía la política exterior, como así también la elección de quienes ocuparían los cargos de embajadores.

Ya hacia el siglo XV, el poder de Venecia continuaba creciendo, llegando a convertirse, en dicho siglo, en el centro del comercio mundial. Además, con más de 200.000 habitantes, se convirtió en la ciudad portuaria más importante del mundo. Sus palacios se hicieron cada vez más imponentes y lujosos, siendo decorados por artistas de inmenso renombre.

Posteriormente, hacia principios del siglo XIX, al proclamarse Napoleón emperador de los franceses, también asumió el título de Rey de Italia en un contexto en que este país se encontraba fuertemente debilitado. Venecia fue cedida a los austríacos e Italia quedó unificada por primera vez en su historia como territorio nacional bajo el dominio de Napoleón, quien desalojó a los austriacos de este territorio tras nuevos enfrentamientos a principios de siglo y volvió a Venecia como parte del Reino de Italia tras el Tratado de Presburgo.

Esta situaciones despertaron en los pobladores italianos un sentimiento de nacionalismo que crecía con el paso del tiempo y que dio lugar a nuevos enfrentamientos para llegar a convertirse en el territorio que hoy conocemos.