Día 1

Una forma de aprovechar bien el tiempo en Venecia es dedicando el día 1 a las principales atracciones turísticas de la ciudad. Estas incluyen la Plaza San Marco, el Campanario, la Basílica de San Marco, el Palacio Ducal y la Torre del Reloj. Recorriendo estos lugares se puede decir que se ha estado en pleno corazón de la ciudad.

La mejor forma de hacerlo es dirigiéndose temprano a la Plaza San Marco. Pasando un rato en ella observando a su alrededor, se puede dirigirse a la Basílica. Considerando que la Basílica tiende a tener mucha gente esperando, una forma de resolverlo es reservando con anticipación la entrada a través de Internet. Desde ese punto, se puede subir al campanario. Es un recorrido que no lleva mucho tiempo y que permite conocer puntos clave de la ciudad.

Cerca del mediodía, se puede disfrutar de un menú típico en los alrededores de la plaza, donde hay numerosos y elegantes bares para todos los gustos. Tras la experiencia inolvidable del Campanario, es posible dirigirse al reloj famoso de la Torre dell’Orologio y al Palacio Ducal. Además, por si fuera poco, desde el Palacio Ducal se puede ir al Puente de los Suspiros y tener una bellísima vista de los atardeceres de Venecia.

Basilica Santa Maria Della Salute Venecia

Día 2

En el segundo día, una buena forma de aprovecharlo es yendo a los sestrires San Polo, Dorsoduro, Santa Croce y San Marco. En estos sitios podemos ver otros de los imprescindibles de la ciudad. Se destacan especialmente Gallerie dell’Accademia, la Basílica de Santa María de la Salud y el Puente de la Academia. En este recorrido es posible combinar una parte de la historia de la ciudad, como así también gran parte de su repertorio artístico inigualable. Algunos de los mayores artistas góticos, renacentistas y bizantinos descansan en la Galería de la Academia.

Día 3

Finalmente, en el tercer día una recomendación es visitar los sestieros Cannaregio y Castello. Son zonas que no suelen ser muy visitadas por los viajeros en general. No obstante, si se cuenta con un tercer día, es una excelente oportunidad para llevarse una experiencia veneciana completa.

Estando en Cannaregio se puede visitar el Ghetto judío de Venecia. Es una zona muy rica en historia y permite encontrarse con el paso del tiempo y sus expresiones artísticas y arquitectónicas. Algunos lugares interesantes son el Campo di Ghetto Nuovo, el Museo Hebraico, lo que queda del Banco Rojo y la Sinagoga de Venecia.

Luego, se puede caminar hasta el Sestiere Castello. Allí, un favorito es la librería Agua Alta y, luego, el Arsenal de Venecia.