Zúrich

Iglesia de Fraumünster

La Iglesia de Fraumünster es uno de los monumentos históricos y religiosos más importantes de Zúrich. Se destaca especialmente por su hermosa torre verde, ampliamente fotografiada por visitantes de todas partes del mundo, que se consolida como uno de los principales símbolos arquitectónicos de la ciudad. No obstante, la Iglesia no siempre se vio exactamente como se la puede ver en la actualidad.

La Iglesia, en la forma en que se la conoce en la actualidad, es una creación reciente. No obstante, es todavía posible encontrar algunas de las partes originales de la abadía del siglo IX en la cripta. Su parte más famosa se encuentra en sus vidrieras que fueron creadas en los años 60.

Bahnhofstrasse

Cuando lo que se quiere es salir de compras por una de las ciudades más famosas del mundo, la parada imprescindible por excelencia en Zúrich es Bahnhofstrasse. Es una calle importante en la que se concentran todas las tiendas de las grandes marcas famosas a nivel mundial. Es una calle que conecta el lago con la estación central de trenes.

Iglesia de Grossmünster

Otro de los representativos edificios que podemos encontrar en la maravillosa ciudad de Zúrich es la Iglesia de Grossmünster. Esta fue construida entre los siglos XII y XIII y se destacó especialmente por su estilo romántico. Hacia el siglo XV se añadieron las dos importantes torres que se ven en prácticamente todas las fotografías que circulan de esta ciudad. Es una iglesia que se destaca tanto por su belleza y por su imponente estructura como por la historia que encierra entre sus paredes.

Calle Limmatquai

Junto al río Limago se encuentra la famosa calle Limmatquai. Es una de las arterias principales del centro de la ciudad. Es una calle que se mantiene animada en cualquier horario del día y que ofrece grandes atractivos para quienes la transitan. Su aspecto es camaleónico y es una calle en la que es posible encontrar todo tipo de cafeterías, bares, restaurantes y tiendas.

Ópera de Zúrich

Además de sus paisajes naturales, su actividad artística y cultural es algo que atrae a miles de visitantes todos los años, provenientes de distintas partes del mundo. Es uno de los destinos turísticos privilegiados para los amantes del teatro y de la ópera. La ópera de Zúrich tiene un tamaño pequeño si se compara con otras grandes óperas del continente europeo. Su capacidad es para 1100 personas, lo que es considerado como una gran ventaja por quienes aman esta actividad artística, debido a que permite observar de cerca espectáculos de muy primer nivel.

Augustinergasse

En el pleno corazón de la bella ciudad de Zúrich se encuentra Augustinergasse. Se trata de una callejuela medieval antigua que se ha convertido, hoy en día, en una de las calles principales de la ciudad. También es considerada como una de las zonas peatonales más agradables para disfrutar de paseos y momentos de descanso.

A lo largo de la época medieval, esta calle era una pequeña callejuela que se encontraba dentro de las fortificaciones de la ciudad. En poco tiempo, pasaría a convertirse en el punto por excelencia para la reunión de todo tipo de artesanos de la ciudad. Pasado el siglo XVII, la calle se convirtió en el sitio más deseado por todos los dueños de fábricas más importantes. Estos empezaron una histórica competencia para ver quién lograba armar la fachada más llamativa en esa calle para lucirse frente a las demás.

Museo Nacional de Zúrich

Frente a la estación de la ciudad, podemos encontrar un museo en el cual es posible aprender mucho no solamente de la historia de Zúrich sino de Suiza en general. Simplemente llegando a su fachada es posible encontrarse con expresiones artísticas y arquitectónicas que dan cuenta de la historia de la ciudad, puesto a que se trata de un edificio verdaderamente imponente y hermoso. No obstante, su interior no se queda atrás en este sentido. El museo busca demostrar cómo han vivido los suizos desde la prehistoria hasta la actualidad. Ello, mostrando objetos de gran importancia histórica y también objetos de una historia reciente.

Museo del Tranvía

Uno de los museos preferidos de Zúrich es el Museo del Tranvía. Cuenta con una importante colección de vehículos originales, maquetas y uniformes vinculados al mundo de los tranvías. Esta colección abarca desde 1897 hasta 1960. Es un espacio dedicado especialmente a todos aquellos amantes de esos medios de transporte que van pasando a la historia como es el caso del tranvía.

Museo de la FIFA

Para los amantes del fútbol y de los deportes en general, el Museo de la FIFA es uno de los sitios turísticos más importantes de Suiza. Cuenta con una imponente colección de artículos futbolísticos que es una de las más importantes del mundo. Podemos encontrar vitrinas con míticas equipaciones y trofeos que hacen que todo amante del deporte deba hacer una parada obligatoria en este maravilloso museo.

Museo Kunsthaus

Para los amantes del arte y de la cultura local, el museo Kunsthaus es uno de los centros artísticos más importantes y relevantes de toda Suiza. En su interior, podemos encontrar una inmensa colección de obras pictóricas cuya época va desde la Edad Media hasta el arte contemporáneo.

Este museo se destaca también por el edificio en el que funciona. Ocupa un muy amplio edificio de forma rectangular que tiene un revestimiento hecho en arenisca. Este ha sido inaugurado como museo en 1910 para poder encontrarse allí una de las colecciones de obras de arte más importantes tanto de Suiza como del continente europeo.

Altstadt

Para los amantes de la tradición, la zona de Altstadt es un paseo imprescindible que no se puede dejar de hacer. Se trata nada menos que del casco histórico de la ciudad, donde es posible encontrar una bellísima área peatonal que combina tiendas y restaurantes de todos los estilos y para todos los gustos. Pero, además, recorriendo esta zona es posible encontrarse con algunos de los más importantes edificios históricos de la ciudad. Es posible ver desde maravillosas joyas medievales hasta edificios gremiales que datan del Renacimiento. Son famosas sus fachadas coloridas y tradicionales ampliamente fotografiadas.

Cabaret Voltaire

Fue en pleno centro de la ciudad de Zúrich que apareció por primera vez el movimiento artístico del dadaísmo. Es una corriente que buscaba burlarse de las formas tradicionales del arte, saltándose la totalidad de las reglas implementadas en ese entonces por parte de la institución artística. Ello sucedía en todo tipo de disciplinas, desde la pintura hasta la literatura y la música. El creador de este movimiento, Hugo Ball, fue quien abrió en Zúrich el Cabaret Voltaire en el mes de febrero del año 1916. En ese entonces, era un reconocido centro para el encuentro de intelectuales de todas las ramas del arte.

Museo de los relojes Beyer

Este magnífico museo se encuentra escondido detrás de la famosa tienda de relojes Beyer. Ubicado justamente en el país que es famoso por la calidad de sus relojes a nivel mundial, este museo es uno de los más importantes del mundo en lo que respecta a la exposición de piezas de relojería. En total, podemos encontrar más de 250 piezas expuestas en este museo que ayudan a entender cómo se han ido desarrollando las mediciones en la sociedad con el paso del tiempo y su evolución.

Quaibrücke

Este es otro de los miradores imprescindibles que no se puede dejar de disfrutar si se está paseando por Zúrich. Se trata de un puente ubicado donde el río se convierte en lago. Justo desde ese punto es posible observar las dos partes de la ciudad de Zúrich separadas por el Limmat. Se trata de una parada ideal para los amantes de la fotografía y para quienes quieren obtener las mejores vistas de la ciudad.

Distrito 5

El distrito 5 de la ciudad de Zúrich era una antigua zona industrial abandonada hacia principios de los 2000. No era considerada nada agradable por parte de los habitantes de la ciudad. No obstante, la zona fue cambiando y transformándose con el paso del tiempo. Hoy, es la zona más chic y cool de la ciudad. Sus almacenes no solamente han vuelto a abrir sus puertas, sino que se han convertido en imponentes boutiques, galerías de arte, restaurantes y en un ambiente ideal en general. Una de sus creaciones más populares a nivel mundial y que congrega a miles de visitantes todos los años es la tienda Freitag, que se encuentra dentro de algunos contenedores industriales.