Que hacer y cómo llegar a Nea Kameni

En el centro de la caldera, a poco más de tres kilómetros de Athinios (el puerto viejo de Firá) encontrarás la isla deshabitada de Néa Kaméni (Νέα Καμένη). En la misma podrás visitar el “Parque Natural Geológico Nacional de Nea Kameni”. Es una de las cosas que hacer en Santorini más bonitas porque combina un viaje en barco, un baño en las aguas del Egeo y un paseo por la isla. Tu visita a Nea Kameni te permitirá avistar las otras islas de la caldera, para aumentar tus conocimientos y alimentar tu Ilusión Viajera.

Como llegar a Nea Kameni

Para llegar a Nea Kameni deberás coger un barco (generalmente pequeños veleros) en el puerto de Athinios. La excursión que tiene un coste de 20 euros (puede variar) tiene una duración de unas tres horas y, además de visitar la isla incluye un baño en el Egeo. También si tu presupuesto lo permite, puedes optar por un crucero.

El viaje hacia la isla es muy bonito ya que, te permite apreciar la grandeza del mar y la belleza del cráter volcánico inundado por las aguas. Para llegar al puerto debes descender al mismo por medio del teleférico, andando o pagar y favorecer a la tortura de un burro.

Que hacer en Nea Kameni

Cuando llegues a esta isla volcánica tienes dos opciones, seguir a la guía u organizar tu recorrido. Para que realmente disfrutes de la excursión puedes separarte del grupo y caminar por el borde del cráter siguiendo los senderos que indican las zonas y que fueron formados por los ríos de lava que avanzaban por ellos. Durante el trayecto verás sismógrafos y sensores para medir la actividad volcánica, bajo la supervisión del Observatorio de Vulcanología dependiente del ISMOSAV. Tendrás unas hermosas vistas, y podrás fotografiar con absoluta libertad el entorno.

Una caminata por el volcán

Caminata en Nea Kameni | Fotografía de Anita

Santorini se compone de cinco islas: Santorini, Thirasia, Nea Kameni, Palea Kameni (vieja caldera) y Aspronisi. Nea Kameni (nueva caldera) está en el centro del volcán y, si bien está dormido, es la parte activa del mismo. Lo único que lo delata son las pequeñas columnas de humo que se pueden ver y el olor que despiden los gases sulfurosos que emite. Una vez llegado a la isla y ni bien hayas descendido una guía-pastora te guiará a través del Parque Geológico (para ello debes abonar dos euros), te irá guiando hasta la cima de la colina y luego te llevará nuevamente al puerto.

Este tour es una de las cosas que hacer en Nea Kameni más entretenidas. Para hacerlo sin problemas es importante que te proveas de los elementos necesarios para que puedas gozarla en plenitud. Lo ideal es un calzado cómodo y resistente, para transitar sobre el suelo áspero y accidentado, agua en abundancia, para soportar el calor de la isla y algún tipo de protección para tu cabeza para que los rayos solares no te dañen.

Durante el viaje, el barco se detendrá unos minutos para permitirte nadar en las cálidas aguas del volcán. Para ello lleva tu peor traje de baño dado que, las aguas lo teñirán de un color rojizo intenso que, es prácticamente imposible de quitar.

Baño en Nea Kameni

Baño en Palea Kameni | Fotografía de Cha già José

La caminata también puedes hacerla por tu cuenta

Para conocer a fondo Nea Kameri por libre, debes caminar por el borde del cráter por los senderos que indican las zonas y que los formaron los ríos de lava que avanzaban por ellos. En el camino verás sismógrafos y sensores para medir la actividad volcánica de la zona.

También verás cómo fueron superponiéndose las capas geológicas a través de cientos de miles de años en más de doce violentas erupciones, y que a través de los milenios tiñeron las paredes de los acantilados de color amarillento. El tamaño del cráter se estima que es de 7 a 10 kilómetros de diámetro y 500 metros de profundidad.

Los islotes de la caldera

Palea Kameni

Palea Kameni | Fotografía de Terry Ott

En el 197 antes de Cristo se moldeó Palea Kameni isla deshabitada con un solo ocupante Sostice Arvanitis que sobrevive con un rebaño de cabras. Cuentan los guías, que este hombre se enamoró de una italiana y que, cuando ésta se marchó, se recluyó en la isla a la espera de una nueva erupción que le devuelva a su amada. Este es otro de los lugares que ver en Nea Kameni más curiosos y merece una visita.

El quinto componente de Santorini es Aspronisi (isla blanca), y se calcula que emergió hace casi 3500 años. La parte inferior de la ladera es oscura y la superior blanca producto de la lava que descendió hacia el mar y formó piedra pómez. Es muy pequeño y tiene una altura de aproximadamente 60 metros. Es una isla privada, propiedad de una familia desde hace siete generaciones.

El regreso a Santorini

Neak Kameni Tour

Vuelta a Santorini | Fotografía de Guillén Pérez

Después de tu visita a Nea Kameni y, una vez embarcado el barco pasará por Palea Kameni, allí fondeará por algunos minutos para permitirte nadar en las cálidas aguas del mar. Son termales y tienen un ligero color rojizo o naranja, producto del hierro que contienen y además sulfurosas (dicen que son curativas). Desde el barco puedes nadar hasta la isla y regresar para abordarlo nuevamente.

El viaje a Santorini es un paseo aparte. Podrás ver la isla a pleno la ciudad de Firá, el barrio de Firostéfani, la aristocrática Imerovigli y también la bella Oia vistas desde otra óptica, de una manera diferente.

Después de este singular paseo, habrás dado un paso adelante en tu concepción turística. Tomarás conciencia que todos los lugares del planeta tierra son bellos. Solo hay que verlos, sentirlos y utilizar las lentes correctas para observarlos. Como decía Ramón de Campoamor en sus versos. “En este mundo traidor. No hay verdad ni mentira. Todo es según el color. Del cristal con que se mira.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>