Viaja con tu hermano al menos una vez al año a un nuevo lugar

¿Existe un mejor amigo que un hermano? Viaja con tu hermano al menos una vez al año y descubre lo divertido que puede ser. Además, también se puede convertir en una vía de escape, un momento para vosotros solos, donde conoceros mejor y regalaros tiempo de calidad que jamás olvidaréis.

Cuando seáis mayores y solo queden los recuerdos, estaréis orgullosos de poder decir que la mayoría los habéis compartido juntos. Noches de risas, días de calor o frío extremo, ayudándoos continuamente a superar vuestros miedos, a avanzar. Y, en definitiva, a vivir al máximo.

Viaja con tu hermano y tus padres dormirán tranquilos

El estilo de vida viajero está genial, claro. Sin embargo, para aquellos que se queden en casa, puede no ser tan divertido. Tus padres son esas personas que siempre se quedan, velando por que todo esté en orden. Y muchas veces estarán preocupados. Si saben que viajáis juntos, tendrán muchos menos motivos por los que preocuparse, y disfrutarán el doble de vuestras historias cuando volváis. Saben que siempre cuidaréis el uno del otro.

Aprenderás a sacarle el doble de provecho al viaje

Pocas personas te conocen mejor que tu propio hermano. Por ello, sabrá cómo entenderte en todo momento. Lo bueno de ir con alguien de plena confianza es que ni siquiera tendréis que estar pegados todo el día para pasarlo bien. En caso de que tengáis gustos diferentes, podéis pasar los días por separado y, al regresar al hotel, contaros experiencias y mostrar fotos sobre todo lo que habéis hecho durante el día.

hermanos maletero coche

Recuerdos para toda la vida

Eso es lo que consigue uno cuando viaja con su hermano. Cuando cada uno cogemos nuestro camino, parece que nos vamos alejando cada vez más de la familia. Tenemos nuestra casa, nuestro propio trabajo, debemos ganarnos el dinero… Todo esto hace que descuidemos esos lazos familiares. Tomando por costumbre viajar con tu hermano al menos una vez al año, recuperaréis ese tiempo de calidad y volverá a ser como cuando érais pequeños.

El hermano mayor, un banco personal

¿Recuerdas cuando eras pequeño y le pedías dinero a tu hermano mayor? ¿Por qué no seguir haciéndolo? Sabemos que tienes la costumbre de considerar a tu hermano como tu banco personal, lo bueno de viajar de continuo con él es que puedes seguir haciéndolo. Compartir estando de viaje es una de las cosas más bonitas que hay. Por ello, nada mejor que viajar a gastos compartidos. Además, esto os unirá aún más, pues tendréis un proyecto común.

Viajar sin exceso de equipaje

Cuando viajas con tu hermano no necesitas grandes maletas para guardar la ropa. ¿Por qué? Tu hermano es la persona que mejor te conoce. Con él no necesitas aparentar nada y, por tanto, tampoco lucir un modelito cada día. Eso se traducirá en viajar mucho más ligero de equipaje, cómodo y suelto. Además, podéis llegar incluso al punto de prestaros e intercambiaros la ropa cuando queráis cambiar el conjunto.

hermanas de viaje

Peleas sin importancia que siempre tendrán arreglo

La excesiva confianza puede derivar en alguna discusión durante el viaje. Sin embargo, ambos os conocéis tan bien que seguro que no duran más que unos minutos. Juntos sabéis cómo hacer para que todo funcione, que fluya. Por ello, después de pelearos, nada como pedir perdón y saber que continuaréis hacia delante sin guardar ningún tipo de rencor. ¿Alguna vez pensaste en encontrar un mejor compañero de viaje?

  1. Myriam Cecilia Cortés Casallas says:

    Me gustaría viajar acá en el país Colombia algo con tarifa económica

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>