Lauterbrunnen, quizás el pueblo más bonito de Suiza

Si deseas viajar a Suiza para conocer la magia de los Alpes no puedes dejar de visitar Lauterbrunnen. Situado en el cantón de Berna la comuna que lleva su nombre incluye: Mürren, Gimmelwald, Eigergletscher, Stechelberg, Isenfluh y Wengen, todas conocidas por los amantes del esquí. Varias de las etapas de la Copa del Mundo de esquí, se realizaron en Wengen, uno de los pueblos que forman parte del condado.

Llegar a Lauterbrunnen es descubrir los Alpes suizos, sus encantos, su belleza natural, sus chalets de madera, sus verdes prados y la calidez de su gente. Desde allí podrás explorar todas las comarcas vecinas y ver la magia que te ofrece el Valle.

Orígenes del pueblo

Quizás el más antiguo de los vestigios de un asentamiento en el lugar sea una moneda romana hallada en el Blumental. Las primeras menciones que se tiene de la ciudad datan del año 1240 cuando se la menciona como “claro fonte” que en lengua romance significa “fuente clara”. En 1253 los alemanes la llaman Liuterbrunnon, nombre que en 1268 es cambiado a Luterbrunnen.

Lo que esta documentado es que en el siglo XIII el valle pertenecía a Freiherr de Wädenswil, el que en 1240 lo vendió al Monasterio Interlaken. Durante un siglo y hasta 1346 fue expandiendo su poder hasta alcanzar los valles de la vecindad y, a esa fecha poseía Mürren, Sichellauenen, Lauterbrunnen, Gimmelwald y Trachsellauenen, que si bien tenían cierta independencia estaban bajo el poder del Monasterio. Durante el siglo XV (1487-1488) se construyó una filial de la parroquia Gsteig bei Interlaken y en 1506 tuvo un cura oficialmente. En 1528 Berna se convierte al protestantismo, lo impuso en el Oberland bernés y Lauterbrunnen fue el centro de la reforma local.

La explotación minera y el comienzo del alpinismo en Lauterbrunnen

En el siglo XVI comenzaron a explotarse minas de hierro y en 1715 se instaló una fundición. Pero la pobreza del pueblo hizo que muchos emigraran o se convirtieron en mercenarios. Fue en el siglo XVIII que los alpinistas comenzaron a utilizar Lauterbrunnen como base para escalar las montañas de los Alpes suizos alcanzando una reconocida fama. En 1834 se abrió el camino a Interlaken y en 1890 el tren llegó al Oberland bernés lo que obligó a construir más hoteles para albergar a la gran cantidad de visitantes al lugar. En 1891 se habilitó el teleférico a Mürren y dos años después a Wangen.

El espaldarazo final fue en 1912 con la llegada del ferrocarril Jungfrau y con el tren a cremallera de nueve kilómetros desde Kleine Scheidegg a Jungfraujoch (la estación ferroviaria más alta de Europa). Ya en 1909 los hermanos Lunn (Arnold y Walter) habían impuesto en Lauterbrunnen el curling, el esquí y el bobsleigh, dándole un gran auge al turismo de montaña.

Hermosas vistas de Lauterbrunnen

Hermosas vistas de Lauterbrunnen | Fotografía de Alpha Coders

Caída y recuperación del turismo: Configuración final del pueblo

Con las dos grandes guerras y la gran depresión el turismo alpino llegó a su punto más bajo, pero poco a poco fue recuperando terreno. Se crearon remontes, telesillas y hasta un helipuerto. Se realizó infraestructura edilicia con la construcción de chalets, casas y hoteles y se fomentó también el turismo de verano, haciendo que sea atractivo para todos los sectores (no solamente esquiadores y alpinistas).

En enero de 1973 el municipio de Isenfluh pasó a formar parte del de Lauterbrunnen. El 31 de diciembre de 2009 el municipio de Amtsbezirk Interlaken dejó de funcionar y al día siguiente se unió al Verwaltungskreis Interlaken-Oberhasli quedando definitivamente incorporadas todas esas localidades.

Cómo llegar a Lauterbrunnen

Para llegar a Lauterbrunnen la manera más rápida y fácil es desde Berna en coche, en autobús o en tren.

· Viajar de Berna a Lauterbrunnen en coche: Debemos hacer un recorrido de casi 70 kilómetros por un tiempo aproximado de una hora. En este trayecto se pueden ver paisajes realmente asombrosos, lo que hará de este pequeño camino una experiencia inolvidable.

· Viajar de Berna a Lauterbrunnen en Autobús: De esta manera hay que hacer un transbordo en Interlaken. El trayecto total tiene una duración de casi 3 horas, debido a que 1 hora será utilizada para hacer las conexiones. Primero hay que tomar la línea M-15 Berna-Interlaken (tiene solo 2 salidas a la semana). Una vez llegados a Interlaken, debemos tomar la Línea M-41 Interlaken-Lauterbrunnen (también cuenta con 2 salidas semanales) y llegaremos a Lauterbrunnen en unos 20 minutos.

· Viajar de Berna a Lauterbrunnen en Tren: En este caso también tendremos que hacer transbordo en Interlaken y el trayecto total dura casi 2 horas. Primero debemos tomar el trayecto Berna-Interlaken de las líneas 61, 1-Y, 9-Y, EC o ICE (las salidas son cada 1 hora). Una vez llegados a Interlaken tendremos que tomar la salida Interlaken-Lauterbrunnen de la Línea 118-Y (salidas cada 1 hora). En unos 20 minutos estaremos disfrutando de uno de los pueblos mágicos de Suiza.

¿Dónde puedes alojarte?

Tienes una variada posibilidad de alojamiento, desde hoteles de cinco estrellas hasta Posadas. Desde cerca de la estación ferroviaria hasta a los pies de la cascada Staubbach. En las cercanías dispones de campings para acampar con tiendas de campaña, caravanas y autocaravanas, una gran variedad de bungalows completan la oferta de alojamiento.

Ver alojamientos en Lauterbrunnen

 

Casas en Lauterbrunnen

Casitas junto a la cascada | Fotografía de Carlos Lindner

Que ver en Lauterbrunnen

De las ciudades de Suiza, esta será quizás la que más te impresione. Cuando llegues te encontrarás con la vista surrealista de un pueblo rodeado de cascadas entre paredes interminables y con elevados picos de montaña. Las 72 cascadas que la circundan inspiraron en 1779 a Johann Wolfgang von Goethe para componer “Canto de los espíritus sobre las aguas”, poema al que luego Franz Schubert le puso música.

Sus cascadas

Las 72 cascadas que hallarás en Lauterbrunnen son las que le dan el nombre al lugar, ya que en alemán significa “muchas fuentes”. La belleza del valle no tiene parangón, razón por la cual visitar Lauterbrunnen es paso obligado de tu viaje a Suiza. Por sus particulares características son especiales las Cascadas de Staubbach y las Cascadas de Trummelbach.

Staubbachfall

Cascadas Staubbach | Fotografía de Willian Justen de Vasconcellos

Tal vez lo hayas visto en más de una postal, pero tenerlo frente a tus ojos te causará una sensación de sobrecogimiento, de respeto y de admiración que va más allá de tus sentidos. Estás ante el Staubbachfall, una cascada de 297 metros de altura que cae por sobre una pared vertical y la convierte en una de las más altas de Europa. Es visible desde el pueblo y si sigues hacia la cascada llegarás hasta una escalera que te permitirá subir a una plataforma ubicada detrás de la catarata.

Trümmelbachfälle

Trümmelbachfäll Lauterbrunnen

Trümmelbachfäll | Fotografía de traveljunction

A tan solo 3300 metros podrás apreciar una obra maestra de la naturaleza. Escondida en el corazón de la montaña suiza de Schwarzer Mönch, el ensordecedor ruido revelará la presencia de las Trümmelbachfälle, una imponente caída de agua que tan solo podrás escuchar. Si quieres verla deberás utilizar una serie de senderos, túneles y galerías que, además por medio de un ascensor te llevará al río subterráneo que alimenta la cascada.

Son 10 saltos de agua de deshielo glacial que caen en un torrente de 20000 litros por segundo en una caída de 200 metros. Dentro de los túneles algunos focos de iluminación te permitirán orientarte ya que, es muy poca la luz natural que ingresa al lugar.

Puedes admirarlas desde la segunda mitad de abril hasta octubre diariamente desde las 09:00 horas a las 18:00 horas. Como solo se puede llegar por medios mecánicos únicamente se permite el acceso en esos meses. El costo para subir es de 12 CHF (Puede pagarse con dólares estadounidenses, libras y euros). Igual de impresionantes son las otras setenta cascadas que podrás admirar desde el valle.

Visitar el Schilthorn

Schilthorn

El impresionante Schilthorn

Saliendo de Lauterbrunnen puedes coger el autobús de la línea 141 que te llevará en 18 minutos, o deberás realiza una caminata de cinco kilómetros hasta al pié del Stechelberg (864 metros de altura). Desde allí subirás más de 2000 metros en el teleférico que puede albergar de 40 a 50 pasajeros. El viaje es de aproximadamente 32 minutos y llegarás a la cima del Schilthorn (2970 metros). Estarás en el famoso restaurante giratorio, donde se rodaron escenas de la película de James Bond “Al Servicio Secreto de su Majestad”.

En el Touristorama podrás ver el teléfono rojo de la saga, realizar fotomontajes con tu cara y representar algún papel de la película. Si vas con niños realmente estos pasarán un día sumamente divertido. Podrás tener excelentes vistas de tres de las montañas alpinas más espectaculares: el Jungfrau, el Mönch y el Eiger.

Los precios incluyen ascenso y descenso con teleférico de Stechelberg a Schilthorn ida y vuelta:

  • Adultos: 108 CHF
  • Niños de 6 a 16 años: 42,80 CHF

Subir al Observatorio Sphinx

Observatorio Sphinx

Subiendo al Observatorio Sphinx | Fotografía de Patrick Robert Doyle

Si tu espíritu aventurero te lo exige debes visitar el observatorio Sphinx. Es el edificio que está construido a mayor altura en Europa (3571 metros). Para llegar, (si estás en el restaurante giratorio) recorriendo solamente 28, 8 kilómetros llegarás al observatorio. No os recomiendo hacerlo caminando ya que, si bien es posible, necesitarás casi ocho horas para hacerlo, en bicicleta cinco horas o en el tren de cremallera (la mejor de las opciones).

Habrás llegado a la cumbre del Jungfraujoch al Top of Europe (la estación ferroviaria más alta de Europa). Se trata de un edificio de cinco plantas con un museo, tiendas, restaurantes y la oficina de correos que (no podía ser de otra manera) es la que se encuentra más alta en el continente. Debes subir otros 117 metros y al fin llegarás a observatorio. En él siempre hay dos personas que se van cambiando para atender las necesidades del lugar.

El Palacio de hielo en Jungfrau

Palacio de hielo en Jungfrau

Palacio de hielo en Jungfrau | Fotografía de Fitzrie B

Si quieres entretenerte sin mucho esfuerzo, visita el Palacio de Hielo. Para completar el circuito del Jungfrau solamente os falta ver esta original atracción. Si bien no es exactamente un palacio, ya que solo son galerías, te permitirán unos minutos de distracción y estimularán tu curiosidad. A través de los pasillos verás figuras talladas en los bloques de hielo y hasta una ardilla atrapada en un cubo de hielo en perfecto estado de conservación (incluso con una bellota en sus patitas). Si sales por el lado opuesto al que ingresaste tendrás otras hermosas vistas del lugar.

Museo al Aire Libre de Ballenberg

A mitad de camino entre Lautenbrunnen y Brienz y muy cerca de Interlaken, encontrarás este original museo. Realizado con demoliciones de antiguos chalets en desuso, se rearmaron piedra por piedra manteniendo la estructura original de los mismos. En 1978 se hizo con 16 construcciones, pero con el correr de los años el museo fue creciendo, graneros y establos fueron incorporados hasta alcanzar más de 100 edificios.

En ellos podrás encontrar todos los elementos que contenía. Desde enseres domésticos hasta elementos de labranza. Todo el entorno campestre se respetó a rajatabla, de esa manera irás observando cómo fue la evolución social a través del tiempo de los pobladores del valle.

  • Para verlo y disfrutarlo será necesario de dos a cuatro horas de visita.
  • Ideal para niños de 0 a 14 años.
  • Pueden acceder familias, grupos, parejas o en solitario.
  • Las exposiciones son en alemán, inglés, italiano y francés.
  • El precio es 25 CHF.

La estación Winteregg

Si vas a viajar con niños no dejes de ver la estación de ferrocarril de Winteregg que une Lauterbrunnen y Mürren. Se trata de la combinación de un teleférico y un enlace ferroviario. Dispondrás de una terraza con vista panorámica a los tres de los picos más bellos de Suiza (Jungfrau, el Eiger y el Mönch) y un restaurante. Repleto de juegos infantiles como columpios, camas elásticas, tallas de madera, cabañas y hasta hamacas para adultos, es el entorno ideal para que los pequeños gocen de un día encantador.

Si es de tu agrado, lo ideal es organizar un picnic para que la jornada sea perfecta. Para llegar pasarás por verdes prados, fuentes, vacas pastando y granjas. El camino es llano con apenas alguna pequeña subida y transcurre paralelo a la vía ferroviaria ofreciéndote un paisaje de ensueño. ¡No dejes de hacer este paseo!

Que hacer en Lauterbrunnen

En verano

Lauterbrunnen es el paso obligado para las excursiones de verano. Al estar situado a “solo” 795 metros es el poblado que está a mayor profundidad en el valle. Con el tren de cremallera podrás llegar a todos los destinos del Oberland vienés y dispones de cientos de kilómetros para caminatas. Puede ser el punto de partida para Wengen con sus hermosas terrazas de sol, hacer un picnic en el valle y admirar los picos que lo rodean.

Un curioso fenómeno suele darse en la época estival, los vientos pulverizan el agua de las cascadas haciendo que los verdes prados nos estimulen los sentidos con el aroma del pasto mojado. Puedes practicar ciclismo de montaña por la gran cantidad de senderos que cruzan el valle implementados para tal fin.

En invierno

Lauterbrunnen es conocida por ser un centro mundial de esquí. En la zona dispones de más de 200 kilómetros de pistas de fácil acceso porque la infraestructura ferroviaria te permitirá alcanzar el destino que desees. Recuerda que estás a un paso de los más reconocidos centros de esquí de los Alpes Suizos (Brienz, Interlaken, Mürren, Grindelwald, etc.). Además, tienes fun Parks, más de 50 kilómetros de pistas para trineos, casi 100 kilómetros de senderismo de invierno y una gran cantidad de loipes (para esquí de fondo).

Actividades en Lauterbrunnen

Senderismo desde el valle de Lauterbrunnen por los Alpes suizos

Si quieres tratar de describir la belleza de este valle, no tendrás palabras para hacerlo. Es que sus prados alpinos, sus posadas y sus más recónditos lugares, te sorprenderán paso a paso a medida que vayas descubriéndolo. Ha llegado la hora de poder admirar la magnitud, la cantidad y el esplendor de los paisajes de Suiza.

Prepárate para caminar, para admirar la belleza del lugar solamente tienes que andar y disfrutar lo que la naturaleza nos brindó. Prepara tu cámara fotográfica y plasma en ella lo que tus ojos recordarán de tus viajes por los pueblos de Suiza.

Caminata desde Männlichen hasta Kleine-Scheidegg

Männlichen

Vistas desde Männlichen | Fotografía de Jacob Jolibois

Para realizar este paseo, debes abordar el tren de cremallera que se dirige a Wengen. Una vez allí, además de tener una vista total del valle, deberás subir hasta el pico del Männlichen (a 2343 metros de altura) situado a mitad de camino entre Grindelwald y Lanterbrunnen en donde también dispones de un mirador. A partir de allí tomarás un sendero que te llevará hasta Kleine Scheidegg lo que ubica entre las montañas mas altas de Suiza: “La doncella” (Jungfrau), “El monge” (Mönch) y “El ogro” (Eiger).

Para llevar a cabo esta ruta necesitarás aproximadamente una hora y treinta minutos. Es bastante fácil de recorrer (el terreno es medianamente llano) y puede hacerse con niños, los que se regocijarán con los verdes prados de los valles y las vacas pastando en ellos. Para regresar puedes coger el tren a Wengen y luego desandar el camino a Lauterbrunnen.

Ruta larga pasando por Lauterbrunnen, Grütschalp, Mürren, Gimmelwald y Trunmelbach

Vistas desde Gimmelwald

Vistas desde Gimmelwald | Fotografía de Andrew H

Para realizar este recorrido deberás tomar el teleférico hasta Grütschalp, desde allí caminarás hacia Mürren (puedes hacerlo en tren, pero pierdes de pasar por pueblos con encanto, típicos de los Alpes suizos). No te será difícil avanzar ya que, el camino esta perfectamente señalizado. Llegarás a Mürren y continuarás hasta Gimmelwald. Habrás llegado a la parte más alta de la caminata. Podrás ver los pueblos del valle, las cascadas y las paredes de las montañas que los rodea. Notarás que el descenso es muy pronunciado (800 metros en pocos minutos) hasta llegar al valle. A partir de allí bordearemos el río hasta Lauterbrunnen.

Ruta corta pasando por Lauterbrunnen, Grütschalp y Mürren

Camino en Lauterbrunnen

Camino en Lauterbrunnen | Fotografía de Michael Lämmli

Si no deseas hacer una caminata tan extensa puedes hacerlo solamente hasta Mürren. Para ello debes coger el teleférico a Grütschalp. Al llegar puedes disfrutar de un bocadillo disfrutando del puro aire alpino y con una hermosa vista panorámica de las montañas más altas de Europa, desde 3000 metros de altura.

Son dos las opciones para llegar a Mürren: En tren o caminando. La mejor es la segunda ya que el terreno es llano y a tu paso tendrás unos paisajes impresionantes con verdes prados, vacas y otros caminantes que eligieron igual que tú. Cuando llegues a destino podrás regresar en tren. Deberás prestar atención a los horarios dado que, los servicios se suspenden a muy temprana hora. Después de haber transitado por uno de los valles alpinos mas bellos sabrás que valió la pena el tiempo que invertiste en ello.

Lauterbrunnen es un viaje inolvidable

Visitar Lauterbrunnen y su valle te proporcionará la oportunidad de realizar un viaje que quedará grabado en tu retina para siempre. Lo hagas en verano o en invierno la cantidad y la variedad de atractivos que hallarte a tu paso te dejarán la sensación de haber visto en un solo lugar casi todas las maravillas que los Alpes suizos pueden depararte.

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>