Francia

Una larga historia que ha transformado al mundo entero, los paisajes más maravillosos que una cámara podría captar, una naturaleza inspiradora, monumentos que dan cuenta del paso de las civilizaciones en el tiempo, gastronomía sin igual, cultura y glamour, son las características que hacen de Francia uno de los más importantes destinos turísticos, tanto en Europa como en el Mundo.

Francia es el país de la moda, el de los quesos y el champagne. Francia es, además, el país del amor. Es el país de los museos y de las caminatas a la luz de la luna. Es Francia la tierra de la ilustración y del pacifismo. Es la resistencia, la diversidad cultural y el crisol. Francia es naturaleza protegida. Es música y pintura. Francia es, en otras palabras, inspiración de los grandes artistas del mundo entero.

Desde sus comienzos, Francia ha sido un país en constante evolución y expansión. Muchos de los grandes filósofos e investigadores de la historia mundial han encontrado en sus calles los cimientos de algunos de los trabajos y teorías más revolucionarias de la historia. Francia fue hogar de la Revolución Francesa que inspiró a millones de personas alrededor del mundo en la búsqueda de la emancipación y de nuevos órdenes sociales. Además, fue hogar y acogida del laicismo.

Además de ser famoso por sus vinos y espumantes y por sus baguettes y quesos, Francia es un país popular por la elegancia de su población. Es el país de referencia a nivel mundial para todos los desarrolladores de la industria de la moda y esto puede verse recorriendo sus calles. La modernidad y la tradición que hacen a la Francia actual se mezclan perfectamente con sus paisajes naturales y los relieves de la Cordillera de los Alpes que construye las postales más hermosas del mundo.

Información sobre Francia

Su idioma

El idioma oficial en Francia es el francés. No obstante, existen distintas variantes y dialectos que se pueden encontrar a lo largo del territorio del país, experimentando muchas diferencias.

Su clima

En general, el clima en Francia tiende a ser templado. Esto se debe especialmente al Mar Mediterráneo. Sus veranos son muy cálidos, mientras que sus inviernos se mantienen suaves y tienden a ser cortos.

Vida nocturna

Si eres de las personas a las que les encanta experimentar la vida nocturna de un país, Francia te va a encantar. En sus distintas ciudades podemos encontrar una amplia variedad de locales para disfrutar en la noche, entre bares, restaurantes, cafés, discotecas y pubs.

Compras

Otra de las grandes ventajas de Francia para los viajeros tiene que ver con la diversidad de locales comerciales a los que se puede acudir para realizar todo tipo de compras y de obsequios. Entre sus productos destacados encontramos especialmente sus famosos perfumes y las prendas de indumentaria. Las marcas más famosas del mundo y la alta costura encuentran en Francia su máxima expresión.

Ubicación geográfica

Francia se encuentra en la parte occidental de Europa. Limita al Norte con el Mar del Norte y con Bélgica, al Oeste con el Océano Atlántico, y al Sur con el Mar Mediterráneo y con Italia.

Sus ciudades

Francia se compone de una serie de ciudades que se han vuelto famosas en el mundo entero y que son visitadas cada año por millones de turistas interesados en lo que estas tienen para ofrecer. Dentro de sus ciudades más importantes y destacadas encontramos:

  • París
  • Lyon
  • Toulouse
  • Cannes
  • Burdeos
  • Marsella

Sus atractivos

Dentro de cada una de las ciudades mencionadas con anterioridad podemos encontrar importantes atractivos turísticos. Algunos de estos son populares en el mundo entero: la Torre Eiffel, el Museo del Louvre, la Catedral de Burdeos, Disneyland París, el Palacio de Versalles, el Jardín de Luxemburgo, el Museo de Orsay, el Arco del Triunfo, la Catedral de Notre-Dame, el Palacio de Chaillot, la Plaza de la Concordia, el Museo de Angers, Ópera Garnier, la Catedral de Toulouse, el Palais Royal, Moulin Rouge, entre otros.

Catedral de Notre Dame

¿Cómo es el transporte en Francia?

Para poder visitar las distintas atracciones turísticas que se encuentran en las diferentes ciudades de Francia, es imprescindible aprender a utilizar sus medios de transporte. Al ser un país con un muy importante desarrollo turístico, Francia cuenta con una muy amplia y bien desarrollada infraestructura en lo que a transporte refiere.

Aeropuertos

Como decíamos con anterioridad, Francia es uno de los países en el mundo con mayor demanda turística. Por eso, todas las ciudades más importantes del país cuentan con por lo menos un aeropuerto que permite conectarlas entre sí o también conectarlas con otros países del territorio. Son aeropuertos que permiten una fluida conexión con cada región del propio país, como así también con otros importantes destinos internacionales.

Trenes

Con respecto a los trenes, el tren en Francia es tanto un medio de transporte como un atractivo turístico en sí mismo. El paso del tiempo sólo le ha dado más vigencia y son miles y miles los turistas que todos los años eligen el tren como un transporte por excelencia para recorrer y disfrutar Francia.

Taxis

Otra de las opciones más comunes en Francia se encuentra en los taxis. Permiten desplazarse velozmente y de forma segura por todo el territorio.

Metro

Francia cuenta con un servicio de metro muy bien desarrollado. Este se encuentra en muchas ciudades y permite moverse con rapidez por estas, llegando de un punto a otro y de uno a otro de los destinos turísticos de cada ciudad.

Autobuses

Finalmente, existe también un muy importante servicio de autobuses que recorren las diferentes ciudades del país. Es una excelente alternativa si lo que se quiere es unir los sitios de interés más importantes del país.

Historia de Francia 

La historia de Francia es apasionante y ha marcado el rumbo de una gran parte del continente europeo y del mundo. Caminar sus calles y visitar sus monumentos es acercarse a esta historia y conocer las raíces de la civilización occidental como la conocemos en la actualidad.

Lo que hoy conocemos como Francia tiene su origen a partir de distintos pueblos en la Edad del Hierro. La subyugación de esos pueblos a Roma se fue dando de manera gradual y se necesitaron varios siglos para que se pudiera imponer el gobierno, como así también la lengua y la cultura. Es de esa manera que surge la cultura galorromana. La Galicia se fue integrando de a poco en el Imperio Romano. 

A medida que los griegos iban fundando colonias en las costas del Mediterráneo, en el I milenio a.C., comenzaron los conflictos entre romanos y galos. Estos finalizaron recién en el 52 a.C. cuando las legiones de Julio César lograron sofocar revueltas de tribus galas.

Caída del Imperio Romano y Medioevo 

Cuando el Imperio Romano cae, distintas tribus germánicas y los francos llegan desde el norte y el noreste al territorio. Clodoveo I, nieto de Meroveo, instala su corte en París, construyendo el monasterio más rico y más importante del país.

La tradición franca consistía en que al monarca debían sucederlo todos sus hijos. Esto fue llevando a muchas luchas de poder, como así también a la desmembración del reino en pequeños estados feudales. En este contexto, los carolingios se alzarían en la casa dominante.

El poder de los carolingios logró su apogeo con Carlomagno. Este amplió las fronteras del reino y resultó coronado como emperador del Sacro Imperio Romano Germánico hacia el año 800. Durante el siglo IX, los vikingos lograron invadir la costa oeste de Francia, asentándose en el valle bajo del Sena, formando luego el ducado de Normandía. A lo largo de este siglo, se ha visto una fuerte desunión del país. En el plano religioso, esto tuvo que ver con la fundación de las abadías como la benedictina de Cluny. En lo que respecta al plano político, por el ascenso del poder de los normandos. 

Posteriormente, Leonor de Aquitania, una de las figuras políticas e históricas más importantes de Francia, se casó con Enrique de Anjou. Esto dejó a un tercio de Francia bajo control de los ingleses. El control de Aquitania llevo a una importante e histórica rivalidad entre ingleses y franceses. Una rivalidad que duraría tres siglos. 

La Guerra de los Cien Años

La hostilidad entre Capetos y anglonormandos en 1337 llevó a la famosa Guerra de los Cien Años. Se trató de una sucesión de conflictos que duraría hasta mediados del siglo XV. También surgió en este momento la peste negra, que duró una década luego del inicio de estas hostilidades, durando más de dos años. Solamente en París, esta peste se llevó a más de un tercio de la población. 

Francia ha sufrido derrotas trágicas en este tiempo especialmente en Agincourt y Crécy. Aliados de los ingleses, los duques de Borgoña ocuparon París. Luego, Juan Plantagenet, duque de Bedford, fue nombrado como regente de Francia del Rey Enrique VI de Inglaterra en 1422. Si bien era en ese entonces un niño, sería coronado Rey en menos de una década después de ello. 

No obstante, una figura femenina cumplió un rol clave en esta época para los franceses. Se trató de Juana de Arco. Con solamente 17 años, esta joven surgió con la historia de que nada menos que Dios le había encomendado hacer todo lo posible para expulsar a los ingleses, propiciando la coronación en Reims de Carlos VII. 

El Renacentismo

El Renacentismo es uno de los momentos más importantes en la historia de Francia. Con su inicio, a lo largo del reinado de Francisco I, la atención fue hacia el valle del Loira. Surgen en este momento histórico las ideas científicas, de erudición en geografía, como así también nuevos descubrimientos que lograron el centro de la escena. Se comenzó a dar, en este período, más importancia a las cuestiones seculares, por encima de la vida religiosa que predominaba hasta entonces. Hoy en día, es posible encontrar en Francia muchas de las grandes creaciones de la época renacentista en el país. Francia ha sido cuna de algunos de los mayores artistas y escritores de la historia. 

Hacia 1530, la Reforma logró extenderse por todo el continente europeo. Uno de sus grandes impulsores fue Juan Calvino. Exiliado en Ginebra, Calvino había nacido en Picardía, Francia. 

En enero de 1562, el Edicto que otorgaba derechos a los protestantes llevó a fuertes guerras de religión. Estas involucraron especialmente a la monarquía católica, la Liga Católica y los hugonotes. Estos conflictos duraron unso 30 años. 

Los hugonotes adquirieron derechos políticos y civiles en 1598 con el Edicto de Nantes, promulgado por Enrique IV, fundador de la dinastía Borbón. Uno de los aspectos más criticados en ese entonces tuvo que ver con que el edicto otorgaba libertad de conciencia. El nuevo Rey protestante tenía prohibido su ingreso a París, puesto que la ciudad era ultracatólica. Ello llevó a que la ciudad permanezca sitiada durante casi cinco años. La ciudad claudicó cuando Enrique IV aceptó el catolicismo en la catedral de St-Denis. 

Uno de los monarcas más famosos de Francia, conocido como el Rey Sol, fue Luis XIV. Apelando a su derecho divino al trono, estando en este solamente 5 años, fue quien involucró al reino en distintas batallas contra Austria, Inglaterra y los Países Bajos, que costaron una gran cantidad de dinero para el país. Estas batallas fueron las que lograron que Francia ampliara su territorio. Luis XIV, en Versalles, mandó a construir un gran palacio, incitando a que sus cortesanos compitieran entre sí. Esto anulaba la ambiciosa aristocracia feudal en pro del primer Estado centralizado francés de la historia del territorio. Así se derogó el Edicto de Nantes en 1685. 

Lugares en Francia

Ver más  

Directory

Ver más